Traumatismo acústico (ruido): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El ruido es responsable de alrededor de la quinta parte de todos los casos de sordera. El sonido o ruido es una forma de energía transmitida a través del aire como ondas. El de-cibelio (dB) es una unidad arbitraria de presión del sonido utilizada para expresar la intensidad. La frecuencia, expresada en hertzios (Hz), se indica en ciclos por segundo y refleja el tono. Son generadores típicos de ruido los impactos o deslizamientos entre sólidos (maquinaria), los chorros de fluidos (máquinas de chorro), los pulsos de presión (sirenas) y los materiales resonantes (tableros sonoros).24

La exposición se mide mediante el concepto de dosis (es decir, intensidad multiplicada por tiempo). En el campo industrial se emplean dos mediciones de dosis para evaluar el peligro: la media compensada a lo largo del tiempo (time-weighted average, o TWA), que es una medida de exposición durante un día de trabajo (máximo permitido 85 dB), y el límite de exposición permisible (permissible exposure limit o PEL), que indica los decibelios máximos a los que un individuo puede estar expuesto en un determinado momento sin peligro (95 dB).25

Poblaciones con riesgo

La pérdida de la audición por el ruido tiene interés particular en la industria, donde es más común; pero los desastres naturales, la exposición inadvertida a ruidos intensos y la exposición deliberada a ruidos fuertes como los equipos de música, pueden causar lesión temporal o permanente. Esta lesión por ruido provoca una desviación temporal del umbral (temporary threshold shift o TTS) de audición, mientras que la lesión permanente induce una desviación también permanente de ese umbral (permanent threshold shift o PTS).25,26

Medición

Existen dos instrumentos principales para medir el traumatismo acústico. El dosímetro mide el nivel de ruido instantáneo o fluctuante a lo largo del tiempo y el audiograma, que mide los efectos del ruido sobre el oído.25

Prevención

La prevención se dirige a evitar el ruido excesivo, diseñar los instrumentos de modo que produzcan menos ruido y usar un equipo protector para el personal. Las personas no autorizadas deben permanecer fuera de las áreas con ruido intenso, como las pistas de los aeropuertos. Los individuos pueden protegerse a sí mismos evitando sonidos que causen dolor o tintineo en los oídos (p. ej., bandas de rock). Los controles de ingeniería incluyen intentos de diseñar máquinas que produzcan poco ruido, o dispositivos para proteger a los trabajadores y a los espectadores. Las medidas protectoras personales comprenden orejeras y tapones para los oídos, que tienen especial importancia entre los trabajadores que deben trabajar en ambientes muy ruidosos.

Tratamiento

La vigilancia audiológica identifica a los trabajadores con TTS o PTS incipiente, de modo que se pueda limitar la exposición y tomar medidas protectoras. Se deben identificar y tratar en forma apropiada otras causas de sordera como infecciones y tumores. La pérdida de audición permanente puede requerir rehabilitación en forma de prótesis auditiva o entrenamiento especializado.27,28

Bibliografía

1. Bross MH, Nash BT, Carlton FB. Heat emergencies. Am Fam Physician 1994; 50: 389-96.

2. Danzl DF. Hyperthermic syndromes. Am Fam Physician 1988; 37:157-62.

3. Stewart C. Acute hyperthermia: the spectrum of heat emergencies. Emerg Med Rep 1993; 14: 133-44.

4. Bracker MD. Environmental and thermal injury. Clin Sports Med 1992;11:419-36.

5. Smith JH, editor. Committee on Sports Medicine: sports medicine: health care for young athletes. Evanston, IL: American Academy of Pediatrics, 1983.

6. LaDou J. Occupational medicine. San Mateo: Appleton & Lange, 1990.

7. Mottet NK. Environmental pathology. New York: Oxford University Press, 1985.

8. Shigematsu I, Ito C, Kamada N, Akiyama M, Sasaki H. Effects of A-bomb radiation on the human body. Zurich: Harwood, 1995.

9. International Commission on Radiological Protection. Recommendations of the International Commission on Radiological Protection. Oxford: Pergamon, 1977. IARP Publ. 26.

10. International Atonic Energy Agency. What the general practitioner (MD) should know about medical handling of overexposed individuals. Vienna: IAEA, 1986. IAEA-TEC DOC-366.

11. Paz JD, Milliken R, Ingram WT, Frank A, Atkin A. Potential ocular damage from microwave exposure during electrosurgery: dosimetric survey. J Occup Med 1987; 29: 580-3.

12. Michaelson SM. Influence of power frequency electric and magnetic fields on human health. Ann NY Acad Sci 1987; 502: 55-75.

13. Beers GJ. Biological effects of weak electromagnetic fields from 0 Hz to 200 Hz: a survey of the literature with special emphasis on possible magnetic resonance effects. Magn Reson Imaging 1989; 7: 309-31.

14. Lin RS, Dischinger PC, Conde J, Farrell KP Occupational exposure to electromagnetic fields and the occurrence of brain tumors. J Occup Med 1985; 27: 413-19.

15. Barbanel CS, Ducatman AM, Garston MJ, Fuller T. Laser hazards in research laboratories. J Occup Med 1993; 35: 369-74.

16. Fish R. Electric shock. I. Physics and pathophysiology. J Emerg Med 1993; 11: 309-12.

17. Fish R. Electric shock. II. Nature and mechanisms of injury. J Emerg Med 1993; 11: 393-6.

18. Fish R. Electric shock. II. Deliberately applied electric shocks and the treatment of electric injuries. J Emerg Med 1993; 11: 599-603.

19. Fontanarosa PB. Electrical shock and lightning strike. Ann Emerg Med 1993; 22: 378-87.

20. Cohen MA, Gussardi LJ. Inhalation of products of combustion. Ann Emerg Med 1983; 12: 28-32.

21. Verdon ME. Common clinical presentations of occupational respiratory disorders. Am Fam Physician 1995; 52: 939-46.

22. Barnard RJ, Anthony DF. Effects of health maintenance programs on Los Angeles city firefighters. J Occup Med 1980; 22: 667-9.

23. Macklem PT. The pathophysiology of chronic bronchitis and emphysema. Med Clin North Am 1973; 57: 669-79.

24. Brookhouser PE. Prevention of noise-induced hearing loss. Prev Med 1994; 23: 1251-8.

25. Snyder J. Office audiometry. J Fam Pract 1984; 19: 535-48.

26. Yassi A, Pollock N, Tran N, Cheang M. Risk to hearing from rock concert. Can Fam Physician 1993; 39: 1045-50.

27. Chen JT, Chiang HC, Chen SS. Effects of aircraft noise on hearing and auditory pathway function of airport employees. J Occup Med 1992; 34: 613-19.

28. Adera T, Donahue AM, Malit BD, Gaydos JC. Assessment of the proposed draft American National Standard method for evaluating the effectiveness of hearing conservation. J Occup Med 1993; 35: 568-73.