Trastornos del húmero: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las fracturas de la extremidad proximal del húmero ocurren en ancianos que sufren caídas con el hombro extendido; la línea de fractura pasa por el cuello quirúrgico del húmero. Muchas de estas fracturas se encuentran enclavadas, pero en un 80 % de los casos no ocurren desplazamientos.4 Dada la posibilidad de lesión del plexo braquial, hay que realizar una exploración neurovascular, prestando atención especial al nervio axilar. Si el desplazamiento es menor de 1 cm y la angulación inferior a 45°, no se precisa tratamiento quirúrgico (fig. 110.1). Basta con inmovilizar el hombro durante 1a 2 semanas y colocar después un cabestrillo durante 2 semanas más.15 La complicación principal de estas fracturas del anciano es la pérdida de movilidad articular, por lo que se recomienda un programa

precoz de ejercicios desde la segunda semana para recuperar la máxima función posible. De todos modos, incluso con la rehabilitación se pierde parte de la abducción del hombro.

Si la fractura afecta a la tuberosidad mayor o menor o se acompaña de una luxación de la cabeza humeral, el riesgo de secuelas tardías por mala función del manguito de los rotadores es mayor y hay que consultar con el ortopeda. En casos de traumatismos diafisarios conviene evaluar la integridad del nervio radial.