Trastorno somatomorfo indiferenciado y trastorno somatomorfo no especificado: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El paciente con un trastorno somatomorfo indiferenciado (TSI) presenta un deterioro debido a uno o varios síntomas físicos inexplicados de al menos 6 meses de evolución, y las manifestaciones parecen tener una relación temporal con un factor de estrés.11 Existe un subgrupo de pacientes con TSI donde se afirma la presencia de un trastorno de somatización subsindrómico o síndrome de so-matización (también denominado de manera abreviada, trastorno de somatización); para considerar que se da esta situación se exige la presencia continuada de cuatro síntomas inexplicados en los varones y de seis en las mujeres.11,18 El TSI tiene una prevalencia 30 veces superior a la del trastorno de somatización, con un predominio en las mujeres y una prevalencia a lo largo de la vida de entre el 4 % y el 11 %. El curso es crónico y recidivante, y los pacientes con un TSI utilizan en exceso los servicios sanitarios, pero el grado de deterioro es inferior al que se observa en el trastorno de somatización.11 El trastorno somatomorfo no especificado es una categoría residual en la que se incluye a los pacientes con unos síntomas que no se ajustan bien a los demás diagnósticos del espectro somatomorfo.9