Taquicardia ventricular: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La taquicardia ventricular (TV) se define como la presencia de 3 o más LVP consecutivos; se divide además en TV no sostenida (TVNS), que dura menos de 30 segundos, y sostenida, que dura más de 30 segundos. Puede ser monomór-fica (un punto de origen) o polimórfica (dos o más puntos de origen). La TV monomórfica puede aparecer en individuos sanos durante el ejercicio, con el estímulo vagal o con la excitación o temor; y puede estar provocada por un gran número de fármacos u otras sustancias, sobre todo antiarrítmicos de la clase I, antidepresivos tricíclicos y fenotiacinas. La TV polimórfica (siendo la torsade de pointes el ejemplo más común) se asocia a los síndromes congénitos de QT largo, y a la intoxicación por organofosforados, y puede estar precipitada por las alteraciones electrolíticas, la di-goxina, la mayoría de las antiarrítmicos y tricíclicos, y las combinaciones de medicamentos como la de terfenadina y eritromicina, ketoconazol o itraconazol. En el contexto del IAM y de otras enfermedades cardíacas graves se puede observar cualquier tipo de TV.

La TV no sostenida a menudo es sintomática, pero puede provocar palpitaciones, debilidad y sensación pre-sincopal: la TV sostenida raramente es asintomática y se presenta con síntomas que oscilan entre las palpitaciones y la muerte súbita. En la auscultación, la frecuencia cardíaca puede ser ligeramente irregular, oscilando el pulso entre 100 y 300 lat/min. Los demás hallazgos clínicos varían, dado que la perfusión cardíaca cambia en cada latido. En la TV monomórfica el ECG muestra una morfología única del QRS, siendo la duración del QRS > 0,12 segundos y la polaridad de la onda T opuesta a la polaridad del QRS. La actividad auricular habitualmente no es iden-tificable. La TV polimórfica (fig. 77.4b) muestra varias morfologías de QRS. La torsade de pointes (fig. 77.4e) se caracteriza por la alternancia de la polaridad o de la amplitud del QRS (o de ambas) en ciclos repetidos de 5 a 20 latidos.

La mayoría de los expertos no recomiendan tratamiento para la TVNS en pacientes sin una enfermedad cardíaca subyacente, ya que no parece existir un riesgo aumentado de muerte súbita de origen cardíaco. El tratamiento de la TVNS en pacientes con miocardiopatía se ha estudiado de forma intensiva y sigue siendo objeto de controversia: ni el tratamiento farmacológico ni los des-fibriladores cardíacos implantables (DCI) han demostrado ser efectivos, pero algunos expertos recomiendan el tratamiento con amiodarona o sotalol.7,50 La TVNS durante el período postinfarto de miocardio se ha asociado a una tasa significativamente mayor de muerte súbita de origen cardíaco, pero el tratamiento farmacológico no ha demostrado mejorar de manera importante la supervivencia a corto o largo plazo. Se recomienda la administración de betabloqueantes a estos pacientes; la amiodarona y el sotalol son posibles alternativas.7,47,50,51 La efectividad de los DCI como tratamiento no farmacológico para los pacientes postinfarto de miocardio en la actualidad se halla sometida a estudio. Los estudios EEF combinados con la ARF ofrecen un tratamiento potencialmente curativo para la TVNS por reentrada y se encuentran también en estudio. La TV sostenida (fig. 77.4c) precisa un tratamiento inmediato siguiendo los protocolos de soporte vital avanzado (SVA) actuales, seguidos por el traslado a un centro adecuado para recibir los cuidados definitivos.