Somatización en niños y adolescentes: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La somatización es frecuente en los jóvenes, y sus manifestaciones más frecuentes son la cefalea (10-30 % de los niños y adolescentes), el dolor abdominal recidivante (10-25%), el dolor torácico (7-15%) y la fatiga (33-50% de los adolescentes).21 Los síntomas seudoneurológicos son raros en los niños y adolescentes, y debe buscarse una causa distinta de la somatización. No parecen existir diferencias entre ambos sexos en cuanto a la forma de presentación de la somatización hasta la fase final de la adolescencia, en que aparece un predominio en la mujer. Existe una cierta asociación entre la somatización pediátrica y los episodios adversos de la vida percibidos. Así por ejemplo, la muerte de un familiar puede desencadenar en el niño unos síntomas similares a los de la persona falleci-da.21 Varios estudios han asociado la somatización al abuso sexual, en especial las manifestaciones somáticas con síntomas correspondientes al aparato genitourinario o al aparato gastrointestinal o con crisis seudoepilépticas en los ni-ños21. La somatización es una de las formas más frecuentes de presentación de un trastorno psiquiátrico durante la infancia y la adolescencia, en especial para los trastornos de ansiedad y la depresión mayor. El médico de familia debe evaluar cuidadosamente a los pacientes jóvenes que presentan somatizaciones, para descartar una enfermedad médica o psiquiátrica grave, episodios adversos de la vida y malos tratos.21