Sinovitis transitoria de la cadera: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La sinovitis transitoria de la cadera (STC) es una enfermedad unilateral de etiología desconocida y evolución auto-limitada que constituye la causa más frecuente de cojera en los niños. La STC es más común entre los 2 y los 10 años de edad (media, 6 años) y se observa más a menudo en los niños varones. El proceso aparece a menudo simultáneamente o después de una infección vírica del tracto respiratorio superior y algunos autores han considerado que constituye un trastorno vírico o quizá una “respuesta in-munovírica” que afecta a la cadera.30 Las pocas biopsias realizadas en esta enfermedad benigna y transitoria sólo han mostrado una congestión inflamatoria inespecífica con hipertrofia de la membrana sinovial.

Los niños con STC se presentan con una cojera mal definida, dolor en la cadera o en la rodilla y, posiblemente, febrícula. Los niños mantienen la cadera a menudo en flexión, abducción y rotación externa. En comparación con el lado sano, el perímetro del muslo puede estar disminuido. A veces el hemograma completo muestra leucocitosis leve sin desviación a la izquierda; la velocidad de sedimentación globular (VSG) tampoco suele estar demasiado elevada. En ocasiones las radiografías muestran una tumefacción capsular caracterizada por un aumento de la distancia entre la zona media del acetábulo y la zona osificada de la cabeza del fémur (fig. 20.5). El uso de la ecografía se ha extendido cada vez más en el diagnóstico de los trastornos de la cadera por su elevada sensibilidad y capacidad para visualizar los derrames articulares.31

A veces es difícil diferenciar la STC de una artritis séptica precoz; si existe un alto grado de sospecha clínica, hay que puncionar y aspirar la cadera. El tratamiento inicial consiste en reposo en cama, por lo general domiciliario, aunque a veces es necesario hospitalizar al paciente para descartar una sepsis y aliviar así la preocupación de los padres y el médico.

Los síntomas pueden durar entre 7-10 días, pero raras veces más de 2 semanas. Si el trastorno no se soluciona con el reposo debe llevarse a cabo un estudio más completo para descartar otros procesos que pueden simular una STC, como la artritis reumatoidea juvenil, la infección de la articulación sacroilíaca, la osteomielitis del ilion y el osteoma osteoide. Algunos pacientes con STC (2-5 %) evolucionan presentando antes de un año la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes32. Por lo tanto, en los pacientes con STC hay que realizar una exploración una o dos veces durante el año siguiente a la presentación aguda de la enfermedad. Si la cadera presenta una movilidad completa, no es necesario realizar radiografías.