Separación acromioclavicular: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La separación acromioclavicular (AC) puede estar causada por un traumatismo directo en la zona externa del hombro o por una caída con el brazo extendido. Las separaciones AC pueden clasificarse en tres grados (1,2 o 3), según se afecten el ligamento coracoclavicular o el ligamento acromioclavicular.

Diagnóstico

Existe una ligera molestia a la palpación de la articulación AC. En la separación AC de grado 1, se encuentra molestia a la palpación pero no es visible ningún defecto. En cambio, en las separaciones AC de grados 2 o 3 se observa un defecto entre el acromion y la clavícula. En la de grado

2 existe un desgarro parcial del ligamento AC, y en la de grado 3 el desgarro es completo. Cuando se sospecha una separación AC de grados 2 o 3, hay que realizar una radiografía de ambos hombros para descartar una fractura y delimitar el grado de separación. En la separación AC de grado 2, debido a la lesión la clavícula se eleva sólo la mitad de la anchura de la articulación AC. En cambio, en la de grado

3 están lesionados tanto el ligamento coracoclavicular como el ligamento acromioclavicular, por lo que la articulación AC se luxa y la clavícula se desplaza hacia arriba.

Tratamiento

El tratamiento inicial de las separaciones AC consiste en inmovilizar el hombro con un cabestrillo. La intervención médica posterior dependerá del grado de lesión. Las separaciones AC de grados 1 o 2 pueden tratarse de manera conservadora, mediante una inmovilización en cabestrillo durante 7 a 14 días. Al remitir los síntomas, deben iniciarse ejercicios supervisados de movilización y reforzamiento de la musculatura del hombro. En cambio, en la separación AC de grado 3 existe aún controversia sobre si se precisa un tratamiento conservador o quirúrgico. En tales casos hay que derivar al paciente al traumatólogo.