Pronación dolorosa: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Epidemiología

La pronación dolorosa, denominada también subluxación de la cabeza del radio, consiste en la subluxación del ligamento anular dentro de la articulación radiohumeral. Se observa con frecuencia en los niños en edad preescolar de

2 a 4 años; la incidencia máxima se encuentra a los 1-3 años de edad. Después de los 5 años es rara y lo más probable es que se deba a una fisiología anatómica anormal. Salter y Zaltz26 mostraron que en los niños de más de 5 años el ligamento anular es más grueso y está unido con mayor firmeza al periostio del cuello del radio. El trastorno es más frecuente en los niños que en las niñas y se diagnostica más a menudo en el lado izquierdo que en el derecho.

La tracción puede tener lugar al levantar al niño del brazo por la mano o la muñeca o al zarandearlo por los brazos. Aunque este traumatismo puede ser leve, la sub-luxación ocurre debido al efecto de esta tracción longitudinal mientras el codo se halla en extensión y el antebrazo en pronación, lo que produce un desgarro transverso del ligamento anular en su unión distal al cuello del radio. Cuando el antebrazo se halla en pronación, la cabeza del radio presenta su diámetro más estrecho en el plano anteroposterior, por lo que protruye a través del desgarro y se desplaza en sentido distal produciendo la recesión proximal del ligamento anular dentro de la articulación ra-diohumeral. Una vez liberada la tracción, el ligamento anular queda atrapado entre la cabeza del radio y el epi-cóndilo, y queda así bloqueada la reducción completa del radio.

Diagnóstico

El niño rechaza utilizar el brazo afectado, pero a veces no se queja de dolor. Con frecuencia se piensa que el origen está en el hombro. En la presentación, el brazo se mantiene en su sitio con el codo parcialmente flexionado y el antebrazo en pronación. Los hallazgos clínicos consisten en dolor a la palpación de la cabeza del radio y disminución del intervalo de movimiento en el codo. A veces las radiografías muestran tumefacción de los tejidos blandos, pero por lo general son negativas. Aunque el codo es una articulación que se lesiona a menudo en los niños, debido a la anatomía articular en ocasiones es difícil interpretar la radiografía. Puesto que la epífisis radial no está osificada, la subluxa-ción se diagnostica por los hallazgos clínicos.

Tratamiento

Es posible reducir la cabeza del radio siempre que el borde proximal del ligamento anular no se extienda más allá de la zona más amplia de aquélla. La reducción de los ligamentos anulares se consigue realizando una supinación del antebrazo, con flexión del codo y ejerciendo de manera simultánea presión sobre la cabeza del radio. Esta maniobra también puede realizarse al manipular el codo para realizar una radiografía anteroposterior. Cuando se efectúa la reducción puede oírse un chasquido y el niño muestra un gran alivio. Con frecuencia no es posible mover el brazo inmediatamente después de la reducción. No es necesaria la inmovilización. Si la reducción tiene éxito el pronóstico es excelente y la tasa de recidivas es de sólo el 5 %.26 En raras ocasiones, cuando la reducción cerrada no tiene éxito29 está justificada la derivación al cirujano ortopeda. Tras realizar una reducción abierta, se recomienda inmovilizar el codo con un yeso a 90 grados de flexión y con el antebrazo en posición neutra. En estos casos la movilización puede iniciarse antes de una semana.

Clasificación

Como se ha señalado anteriormente, la causa traumática de la subluxación de la cabeza del radio es la tracción axial. En raros casos se han identificado causas no traumáticas. La subluxación idiopática puede deberse a trastornos con-génitos. En los 3 casos comunicados por Southmayd y Ehr-lich,27 se observó una cabeza radial grande y deformada. Aunque los pacientes no tenían antecedentes de traumatismos, presentaban dolor y limitación del intervalo de movilidad en el codo. La causa de este trastorno es aún desconocida. Otras causas no traumáticas de subluxación de la cabeza del radio se han asociado al síndrome de Apert. En estos pacientes aparece una subluxación precoz, incluso al nacer, y puede ser la consecuencia de una deformidad del desarrollo consistente en la presencia de un tejido cartilaginoso anormal.28