Ponfólix (eccema dishidrótico): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El ponfólix, una dermatosis eccematosa recidivante de los dedos de las manos, las palmas y las plantas, es más frecuente entre personas jóvenes (menores de 40 años) y se presenta en forma de vesículas pruriginosas casi siempre diminutas, situadas en la profundidad de la piel. Se desconoce su etiología. Pese a su nombre y al hecho de que muchos pacientes presentan hiperhidrosis asociada, no se trata de un trastorno por retención de sudor. Muchos de estos pacientes tienen un antecedente de dermatitis atópica, considerándose un tipo de eccema de manos y pies. Se piensa que el estrés desempeña un papel importante en el desarrollo de la enfermedad en algunos casos, así como la ingesta de algunos alergenos (p. ej., níquel y cromato).8

Habitualmente el inicio es brusco y la enfermedad dura varias semanas, aunque también puede ser crónica y dar lugar a fisuras y liquenificación. También se puede desarrollar una infección bacteriana secundaria. Las vesículas suelen ser pequeñas, aunque pueden ser ampollosas y presentar el aspecto de granos de tapioca. La localización más habitual es la región lateral de los dedos, en forma de racimos (fig. 115.5). Las uñas también pueden estar afectadas, con cambios distróficos, del tipo de crestas, depresiones o engrosamientos.

El tratamiento es difícil y frustrante, tanto para el médico como para el paciente. Si es posible, hay que eliminar el agente estresante que desencadena la enfermedad. Por lo demás, es similar al de la dermatitis atópica: las compresas frías pueden producir alivio y los esteroides tópicos pueden aliviar la inflamación y el prurito. El ponfólix es una de las dermatosis en las que se necesita utilizar a menudo esteroi-des fluorados o halogenados a concentraciones elevadas (en una formulación de gel o pomada) para atravesar el grueso estrato córneo de las manos. Si existe una infección secundaria, pueden ser útiles la eritromicina o la cefa-lexina. Los casos graves pueden precisar esteroides por vía oral, aunque estos medicamentos deben reservarse para los casos más graves y resistentes.