Pierna: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Esguince del músculo plantar/desgarro parcial del gastrocnemio

El tendón del plantar se puede desgarrar en caso de contracción violenta por aceleración y desaceleración súbitas, como sucede con frecuencia en las pistas de tenis. Desde el punto de vista clínico es difícil diferenciar entre desgarro del músculo gastrocnemio y rotura del tendón del plantar, ya que ambas lesiones comparten la misma localización anatómica y el mismo mecanismo de lesión. Los desgarros del músculo gastrocnemio tienden a tardar más tiempo en cicatrizar. Estas lesiones pueden imitar un síndrome del compartimento posterior o la trombosis de venas profundas (TVP). La TVP puede cursar con un cordón palpable y el síndrome de compartimento puede manifestarse por disminución de los pulsos distales, palidez y parestesias. El empleo de la ecografía Doppler permite descartar la TVP35 y la determinación de las presiones intracompartimentales contribuye a descartar el síndrome de compartimento. El tratamiento consiste en descarga parcial de peso si no existe dolor y reposo, inmovilización, hielo, vendaje compresivo y elevación. Más adelante se añaden de forma progresiva estiramiento y ejercicios del arco de movilidad.

Fracturas por sobrecarga

Las fracturas por sobrecarga son roturas microscópicas en la corteza de los huesos largos expuestos a tensión mecánica por uso excesivo, por ejemplo en caso de marcha prolongada durante el entrenamiento militar básico. Las localizaciones comunes de las fracturas por sobrecarga comprenden la tibia, el fémur, el navicular del tarso y los huesos metatarsianos.36 Los síntomas clásicos consisten en dolor persistente localizado en una zona específica, que empeora con la actividad y mejora con el reposo, y una historia de aumento reciente del nivel de actividad. La exploración física quizá no muestre hallazgos significativos o puede descubrir hipersensibilidad a la compresión de la zona. Las radiografías iniciales quizá sean negativas, aunque la lesión crónica se puede reflejar en elevación perióstica con edema adyacente. La gammagrafía ósea ha sido la técnica diagnóstica de elección, pero es posible que la RM quizás acabe por sustituirla conforme aumente su sensibilidad.