Picaduras por animales marinos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

En EE.UU. las rayas y celentéreos (anémonas de mar, medusas, corales) son la causa de casi todos los envenenamientos humanos significativos por animales marinos.

Cuadro clínico

La mayoría de las veces la víctima pisa una raya oculta bajo la arena, y el animal inyecta el veneno mediante una espina existente en el dorso de su cola. El veneno de raya contiene serotonina y enzimas proteolíticas. La víctima experimenta con frecuencia dolor e hinchazón inmediatos en la extremidad afecta. Pueden aparecer náuseas, vómitos, debilidad, diaforesis, calambres y disnea.

Los celentéreos poseen miles de órganos punzantes llamados nematocistes en sus tentáculos. El contacto con esos órganos activa el aguijón para que penetre en la piel de la víctima y libere la toxina.

Diagnóstico

Las heridas causadas por rayas aparecen con frecuencia rasgadas y edematosas. Pueden quedar trozos de la espina dorsal embebidos en la herida o en el tejido adyacente.

Las picaduras de celentéreos se presentan con una sensación punzante o de quemazón en el área afecta. Aparecen eritema y pápulas con una distribución lineal. Los síntomas sistémicos comprenden cefalea, náuseas, dolor muscular, espasmos y taquicardia. Se han producido envenenamientos masivos que condujeron a la muerte.

Tratamiento

Después de limpiar la herida causada por una raya con agua caliente (45 °C) durante hasta 90 minutos para desactivar la toxina, se procede a su irrigación y desbridamiento cuidadosos. A continuación, la lesión se venda y vuelve a evaluarse a las 72 horas para considerar el cierre primario retrasado. Se valora la situación de vacunación antitetánica y se actualiza si es necesario.

El enjuagado de las áreas afectas por picaduras de celentéreos con solución de vinagre al 50 % alivia el dolor. Se eliminan los posibles tentáculos adheridos empleando unos guantes, y las áreas afectas pueden afeitarse con una cuchilla para eliminar los nematocistes restantes. Se puede aplicar una crema con esteroides.

Prevención

Conviene emplear sandalias u otro tipo de calzado para caminar por áreas donde existan rayas o celentéreos. Se debe evitar el contacto con las rayas y otros animales marinos aunque parezcan sin vida.

Bibliografía

1. Sacks JJ, Lockwood R, Hornreich J, Sattin RW. Fatal dog attacks, 1989-1994. Pediatrics 1996; 97: 891-5.

2. Griego RD, Rosen T, Orengo IF, Wolf JE. Dog, cat, and human bites: a review. J Am Acad Dermatol 1995; 33:1019-29.

3. Richman KM, Rickman LS. The potential for transmission of human immunodeficiency virus through human bites. J Acquir Immune Defic Syndr 1993; 6: 402-6.

4. American Academy of Pediatrics. Rabies. In: Peter G, editor. 1994 Red book: report of the Committee on Infectious Diseases. 23rd ed. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics, 1994: 388-95.

5. Shewell PC, Nancarrow JD. Dogs that bite. BMJ 1991; 303: 1512-13.

6. Gershman KA, Sacks JJ, Wright JC. Which dogs bite? A case-control study of risk factors. Pediatrics 1994; 93: 913-17.

7. Anderson PC. Loxoscelism threatening pregnancy: five cases. Am J Obstet Gynecol 1991; 165: 1454-6.

8. Russell FE, Gertsch WJ. For those who treat spider or suspected spider bites. Toxicon 1983; 21: 337-9.

9. Blackman JR. Spider bites. J Am Board Fam Pract 1995; 8: 288-94.

10. Burton KG. Nitroglycerine patches for brown recluse spider bites [letter]. Am Fam Physician 1995; 51: 1401.

11. Miller TA. Treatment of black widow spider envenomation [letter]. J Am Board Fam Pract 1995; 8: 503.

12. Gold BS, Wingert WA. Snake venom poisoning in the United States: a review of therapeutic practices. South Med J 1994; 87: 579-89.

13. Dart RC, Hurlbut KM, Garcia R, Boren J. Validation of a severity score for the assessment of crotalid snakebite. Ann Emerg Med 1996; 27: 321-6.

14. Agre F, Schwartz R. The value of early treatment of deer tick bites for the prevention of Lyme disease. Am J Dis Child 1993; 147: 945-7.