Picaduras de himenópteros: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las picaduras de abejas, avispas, avispones y hormigas son frecuentes en la mayoría de los climas. La manifestación

común es una reacción dérmica local en forma de habón e inflamación. Determinados individuos experimentan una reacción anafiláctica completa. Las abejas domésticas son relativamente poco agresivas en defensa de las colmenas. En contraste, las abejas africanas (“abejas asesinas”), endémicas en ciertas partes de Arizona, Texas y Nuevo México, realizan ataques masivos y con frecuencia fatales. Las “hormigas de fuego” son endémicas en muchos estados del sur de Norteamérica, y gran parte de la población de las áreas infectadas experimenta mordeduras cada año.

Cuadro clínico

Las lesiones dérmicas con habón e inflamación son la manifestación más común. La “hormiga de fuego” realiza con frecuencia una serie de mordeduras, lo que conduce a un patrón semicircular característico de lesiones pustulosas estériles. La persona adulta puede sufrir toxicidad sistémica si experimenta más de 50 picaduras de abeja al mismo tiempo. El edema generalizado, el mareo, la debilidad y los vómitos pueden ser seguidos por CID, rabdomiólisis y necrosis tubular aguda.

Tratamiento

Se examina la lesión en busca del aguijón. Si existe, debe ser eliminado con rapidez, ya que el contenido completo del saco de veneno se inyecta dentro de los dos minutos siguientes a la picadura. Se evitará exprimir el saco de veneno.

La aplicación de hielo en la zona de la lesión reduce el dolor. Pueden emplearse preparados esteroideos tópicos y antihistamínicos orales para las reacciones locales. Son útiles la loción de calamina y los apósitos húmedos fríos. El tratamiento del envenenamiento masivo es idéntico al empleado para la anafilaxis, y puede ser difícil diferenciar entre los dos procesos.

Prevención

Los individuos en riesgo deben evitar el uso de perfumes y prendas de colores brillantes al aire libre. Las personas que limpian la vegetación y los desperdicios experimentan riesgo aumentado de picaduras. Los individuos con antecedentes de anafilaxis después de picaduras deben recibir inmunoterapia desensibilizante. También deben llevar consigo un equipo para autotratamiento de la anafilaxis.