Picaduras de artrópodos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Otros muchos artrópodos, entre ellos mosquitos y garrapatas, utilizan como huéspedes a los humanos. En EE.UU. los mosquitos transmiten varias encefalítides arbovirales. Entre las enfermedades transmitidas por garrapatas se incluye la enfermedad de Lyme, el tifus, la babesiosis, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas y la ehrlichiosis. Los escorpiones nativos de EE.UU. no son significativamente tóxicos excepto el escorpión de las cortezas, Centruroides sculpturatus, endémico en Arizona y Nuevo México.

Cuadro clínico

La picadura de una garrapata se suele descubrir al ver el parásito adherido. Las garrapatas tienen un órgano de alimentación con barbas (hipostoma) a través del que succionan la sangre. Este aparato de alimentación es enterrado bajo la piel del huésped, lo que hace difícil su eliminación. Los pacientes pueden presentar también secuelas de la picadura, como eritema migratorio. En raras ocasiones, la inyección de neurotoxina por las hembras de las especies Dermacentor andersoni o Dermacentor variabilis provoca una parálisis motora rápidamente ascendente conocida como “parálisis por garrapata”.

La mayoría de las picaduras de escorpiones provocan sólo dolor e hinchazón locales. La toxicidad sistémica se manifiesta por entumecimiento y parestesias locales, seguidas de náuseas, vómitos, disnea y sialorrea. Son posibles la hipertensión, la actividad motora involuntaria y las convulsiones.

Diagnóstico

Las garrapatas pueden adherirse a cualquier lugar del cuerpo, pero muchas veces se encuentran en la línea del pelo o el cuero cabelludo. Sus mordeduras pueden inducir la formación de un granuloma persistente o una úlcera en el punto de adherencia. La “parálisis por garrapata” se presenta con frecuencia como parálisis flácida. Son posibles la parálisis bulbar y la depresión respiratoria. El examen del LCR no revela anomalías significativas.

Tratamiento

Cualquier garrapata adherida se eliminará sujetándola lo más cerca posible de la piel con unas tenazas o con los dedos protegidos. Se aplicará tracción mantenida para desprender el parásito. La tracción con fuerza excesiva puede decapitarlo, y las partes bucales quedarán embebidas en la piel. No se recomienda la administración de antibióticos profilácticos después de una mordedura de garrapata, ni incluso en áreas con incidencia alta de enfermedad de Lyme o ehrlichiosis.14 La “parálisis por garrapata” se resuelve de manera espontánea después de eliminar el parásito.

Los pacientes con signos de toxicidad sistémica por picaduras de escorpión requieren medidas de apoyo. Los be-tabloqueantes se emplean para controlar la hipertensión severa. Se dispone de antivenenos específicos para los casos graves.

Prevención

Se deben usar prendas protectoras cuando se viaja a zonas infectadas para evitar las mordeduras de garrapatas y las picaduras de mosquitos. A los individuos en riesgo se les debe aconsejar la inspección visual de todo el cuerpo dos veces al día para detectar posibles garrapatas adheridas y desprenderlas. Conviene aplicar un repelente contra insectos con dietiltoluamida (DEET) en toda la zona de piel expuesta. La permetrina al 0,5 % pulverizada sobre las prendas de vestir aumenta la protección.