Pediculosis pubis y la sarna: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

También se transmiten por vía sexual la pediculosis pubis, causada por el piojo Phthiruspubis, así como la sarna, causada por el ácaro Sarcoptes scabiei.

Síntomas

La pediculosis es muy contagiosa y, en el 95 % de los casos, se transmite tras un solo contacto.32 Los pacientes con piojos en la zona púbica presentan prurito genital. También se aprecian pápulas eritematosas, excoriaciones, liendres en los pelos y piojos. Las llamadas “máculas cerúleas” son unas manchas de coloración grisáceo-azulada que se localizan en la piel adyacente y que se deben a la degradación de los pigmentos sanguíneos por la saliva del piojo.

La sarna es muy contagiosa y se transmite por contacto físico íntimo. Aunque S. scabiei puede vivir de 24 a 36 horas sobre los objetos, la transmisión por fomites es menos importante que el contagio directo.33 Los pacientes con una primera infestación de sarna presentan a las 3-4 semanas un prurito intenso que aumenta con frecuencia durante la noche. Los pacientes con una nueva infestación pueden presentar ya el prurito a las 24 horas. En la piel se aprecian surcos, pápulas y nódulos. Los surcos se localizan sobre todo en las zonas de flexión de las muñecas, los espacios interdigitales de las manos, la región lateral de las palmas y en el dorso del pie. Las pápulas se localizan en el tronco, axilas, aréolas, cintura, nalgas y muslos. Los nódu-los pueden encontrarse en las axilas y, en los varones, en los

genitales. La sarna noruega es relativamente rara, pero todavía puede observarse en los pacientes inmunodeprimi-dos, como los infectados por el VIH. En tales casos, se aprecian unas gruesas placas costrosas en manos y pies junto a deyecciones subungueales.33

Diagnóstico

El diagnóstico de la pediculosis se confirma mediante la identificación del piojo o las liendres al examen microscópico. El diagnóstico de la sarna se basa en el examen microscópico de un raspado de un surco no excoriado o de una pápula reciente en aceite mineral. La presencia de áca-ros, huevos o restos fecales confirma el diagnóstico. Los raspados múltiples aumentan la probabilidad diagnóstica al realizar el examen microscópico.

Tratamiento

El tratamiento de la pediculosis pubis es el siguiente:

Lindano en champú: se aplica durante 4 minutos con posterior lavado (no es recomendable en las mujeres embarazadas, durante la lactancia ni en los niños de menos de 2 años), o Permetrina en crema al 1 %: se aplica en las regiones afectadas durante 10 minutos con posterior lavado, o Piretrina y butóxido de piperonil: se aplica en las regiones afectadas durante 10 minutos con posterior lavado.

Estas sustancias no deben aplicarse en los ojos. La pediculosis de las pestañas se trata mediante la aplicación en los extremos de un ungüento oftalmológico oclusivo durante 10 días.9

El tratamiento de la sarna es el siguiente:

Permetrina en crema al 5 %: se aplica en todas las zonas del cuerpo, desde el cuello hasta los pies, durante 8 a 14 horas con lavado posterior, o Lindano en loción al 1 % o en crema (30 g): se aplica en capas finas en todas las zonas del cuerpo, desde el cuello hasta los pies, durante 8 horas con lavado posterior (no debe utilizarse después de un baño, en personas con dermatitis extensa, en las mujeres embarazadas, durante la lactancia ni en niños menores de 2 años), o

Crotamitón en crema al 10 %: se aplica por la noche en capas finas en todas las zonas del cuerpo, desde el cuello hasta los pies, durante 2 noches consecutivas, con lavado posterior a las 24 horas después de la segunda aplicación.9

Prevención

Para prevenir la transmisión de la pediculosis, toda la ropa de cama y de vestir debe ponerse en la lavadora y realizar el ciclo de lavado en caliente con secado posterior; también puede evitarse el contacto de la ropa con la piel durante 72 horas. Los pacientes con infestación persistente al cabo de una semana deben tratarse nuevamente con una pauta alternativa. También hay que tratar a los compañeros sexuales que han tenido relaciones durante el último mes.9

Para prevenir la transmisión de la sarna, toda la ropa de cama y de vestir debe ponerse en la lavadora y realizar el ciclo de lavado en caliente con secado posterior; también puede evitarse el contacto de la ropa con la piel durante 72 horas. El prurito puede persistir varias semanas. Mientras algunos expertos recomiendan la realización de un nuevo tratamiento, si al cabo de una semana el paciente aún presenta síntomas, otros aconsejan tratar de nuevo sólo si se demuestra la presencia de ácaros vivos. Los pacientes que no responden al tratamiento deben ser tratados de nuevo con una pauta alternativa. Hay que visitar, y tratar si está indicado, a todos los contactos sexuales o a las personas que han tenido relación personal estrecha o que han vivido junto al paciente el último mes.9