Obesidad en los adolescentes: tratamiento, causas, diagnóstico y prevención

Resulta difícil definir la obesidad o el sobrepeso durante la infancia y la adolescencia; en realidad, no existen unas definiciones consensuadas para los más jóvenes. La National Health and Nutrition Examination Survey en 1991 utilizó el índice de masa corporal como base de sus estimaciones transversales para determinar la prevalencia de los niños y adolescentes con sobrepeso.15 Considerando todas las razas y grupos étnicos, presentaban sobrepeso el 22 % de los niños y adolescentes.15 En las mujeres, la prevalencia máxima de sobrepeso se observó en las afroamericanas no hispanas; en todos los grupos de edad, la prevalencia más baja de sobrepeso se observó en las norteamericanas de raza blanca no hispanas. En los varones de 6 a 11 años de edad, la prevalencia más baja de sobrepeso se observó en los norteamericanos de raza blanca no hispanos, y en los de 12 a 17 años en los norteamericanos de raza negra no hispanos. Al igual que ocurre en los adultos, en EE.UU. se observa un incremento de la prevalencia de sobrepeso en los niños y los adolescentes.15

La clasificación de “sobrepeso” u “obesidad” traumatiza a los niños y adolescentes. Si no se presta la debida atención al hábito corporal, ello puede aumentar la incidencia de trastornos de la alimentación en este grupo de edad.16 Por lo tanto, es esencial centrarse en los aspectos preventivos de la obesidad, mediante el control del peso de los adolescentes y recomendaciones nada más comprobar que el peso empieza a aumentar. Dos factores modificables que causan obesidad durante la adolescencia son el estilo de vida sedentario y la ingesta de abundantes alimentos hi-percalóricos. El mejor consejo que puede darse a los adolescentes y a sus padres es que aumenten el grado de ejercicio físico y disminuyan la ingesta de alimentos ricos en grasa.