Neuropatías tóxicas: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La exposición crónica durante semanas o meses a diversos fármacos, toxinas industriales y metales pesados provoca las neuropatías tóxicas. La polineuropatía ascendente simétrica y progresiva es la más común de las exposiciones laborales. Los medicamentos más neurotóxicos son los anticancerosos, en particular el cisplatino y los alcaloides de la vinca, y la isoniacida, dapsona y amiodarona. En los casos contados de intoxicación por arsénico, ya sea intencionada o por exposición a insecticidas, se puede observar una polineuropatía progresiva de comienzo tardío. La exposición crónica al plomo produce una neuropatía principalmente motora, que comienza típicamente en los miembros superiores con una neuropatía radial asimétrica y caída de la muñeca. El diagnóstico de las neuropatías provocadas por metales pesados y toxinas industriales se realiza sobre todo revisando las posibles exposiciones ocupa-cionales del paciente.

El desarrollo de una neuropatía se relaciona directamente con la exposición continuada a una toxina particular. La neuropatía suele mejorar cuando se interrumpe la exposición (si no lo hace de forma inmediata, la mejoría ocurre en unas semanas). Una neuropatía que sigue progresando después de eliminar el agente agresor se debe a otra causa. Este último aspecto tiene importantes implicaciones medicolegales en la evaluación de las neuropatías atribuibles a exposiciones laborales.