Neuropatías radiales, lumbosacras y meralgia parestésica: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Neuropatías radiales

El nervio radial puede sufrir una compresión proximal en la axila, como la que se produce durante el sueño de una borrachera, con el brazo colocado sobre el respaldo de una silla (parálisis del sábado por la noche) o por una muleta mal ajustada. Las heridas penetrantes en la axila o las fracturas de la región media de la diáfisis humeral también pueden lesionar el nervio radial. La lesión del nervio radial provoca la caída de la muñeca y la parálisis de la extensión de los dedos. También puede existir debilidad en la extensión del codo y a la supinación del antebrazo.

El síndrome interóseo posterior (síndrome del túnel radial) es una neuropatía radial más distal. La neuropatía por atrapamiento se puede producir en el músculo supinador; por lo general afecta sólo al nervio interóseo posterior, que es una rama motora pura. El paciente puede presentar una molestia vaga en el antebrazo y en la superficie externa del codo, con debilidad de los extensores de los dedos y conservación de la flexión dorsal de la muñeca. A veces se confunde con el “codo del tenista”.

Neuropatías lumbosacras

Los traumatismos que afectan el plexo lumbosacro son mucho menos frecuentes que los que afectan el plexo bra-quial; esta neuropatía se puede producir perioperatoria-mente, con el embarazo y el parto, o por compresión por aneurismas aórticos o tumores. Las lesiones vasculares asociadas a la diabetes provocan una mononeuropatía proximal múltiple del plexo.

Las ramas clínicamente importantes de las porciones superiores o lumbares del plexo son el nervio femorocutá-neo, el nervio obturador y el nervio crural. De la porción inferior o sacra del plexo surgen los nervios glúteos inferior y superior y el nervio ciático, que a su vez se divide para formar los nervios peroneo común y tibial.

Meralgia parestésica

La neuropatía compresiva del nervio femorocutáneo del muslo es relativamente frecuente; el atrapamiento se puede producir cuando pasa por debajo del ligamento inguinal o cuando atraviesa la fascia lata. Aparece con mayor frecuencia en individuos con sobrepeso o diabetes. El paciente experimenta un entumecimiento intenso progresivo, dolor y parestesias, así como disminución de la sensibilidad en la cara anteroexterna del muslo; no existe debilidad objetiva.