Neuropatía diabética: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La polineuropatía que los médicos atienden con mayor frecuencia es la diabética; alguna forma de esta neuropatía aparece aproximadamente en la mitad de todos los diabéticos, aunque habitualmente es leve y autolimitada. Si bien la neuropatía constituye algunas veces el síntoma de presentación de la diabetes, la incidencia global aumenta con la duración y gravedad de la enfermedad. El diagnóstico precoz de la neuropatía diabética reduce la incidencia de complicaciones en los miembros inferiores.12 A diferencia de otras neuropatías, la neuropatía diabética comprende el espectro casi completo de todos los trastornos de los nervios periféricos.13

La mayoría de las veces, los pacientes diabéticos experimentan una polineuropatía simétrica distal de predominio sensitivo y signos motores leves. El dolor y las di-sestesias, sobre todo en las plantas de los pies, pueden experimentarse como una intensa sensación molesta de quemazón. La afectación de las grandes fibras mielínicas puede provocar pérdida de la sensibilidad postural de las articulaciones, lo que genera ataxia sensorial y artropatía secundaria (articulaciones de Charcot). La carbamacepina o la fenitoína pueden ser útiles; la administración simultánea de dosis bajas de amitriptilina, 25-150 mg por la noche, o desipramina, 75-150 mg/día, puede mejorar la respuesta. La fluoxetina no tiene un efecto analgésico superior al placebo, excepto en los escasos pacientes que también están deprimidos.14 Es preferible evitar los analgésicos narcóticos. La capsaicina tópica al 0,075 % también puede aliviar la neuropatía diabética dolorosa.15

Con menos frecuencia puede aparecer una mononeu-ropatía múltiple asimétrica proximal que afecta al plexo lumbosacro o a las fibras motoras proximales de la extremidad inferior y que se instaura en un período de días. El paciente presenta inicialmente un dolor quemante o profundo que comienza en la espalda y se extiende hacia los

muslos, progresando a una debilidad muscular proximal importante con disminución de los reflejos del cuádriceps. Los síntomas suelen ser bilaterales y la sensibilidad no está afectada. Se cree que este trastorno es secundario al desarrollo de múltiples infartos pequeños y progresivos en los troncos de los nervios motores proximales. La mononeu-ropatía múltiple es más frecuente en los diabéticos con afectación vascular periférica de las extremidades inferiores. Los pacientes diabéticos tienen una frecuencia mucho mayor de mononeuropatías por compresión y atrapamiento que los individuos no diabéticos.

Algunos pacientes diabéticos presentan signos y síntomas autónomos puros. La hipotensión postural quizá sea el más frecuente, pero también pueden aparecer síntomas gastrointestinales (gastroparesia diabética, hipomotilidad intestinal y estreñimiento, diarrea) y genitourinarios (impotencia, vejiga atónica). La pérdida de las pequeñas fibras dolorosas del sistema simpático cardíaco hace que los infartos de miocardio silentes sean tan frecuentes en los diabéticos.