Mastodinia: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Aunque la mayoría de los tratamientos de la mastodinia son útiles en al menos algunas mujeres, ninguno ha demostrado de manera evidente su beneficio. La tabla 106.3 ilustra las intervenciones que se sugieren con frecuencia. El clínico también debe tener en cuenta las posibles reacciones adversas de cualquier intervención médica. Si está elevada la hormona estimulante del tiroides (TSH), incluso con cifras normales de hormonas tiroideas, puede resultar útil una terapia con hormonas tiroideas, ya que la nodularidad y el dolor de las mamas guarda relación a veces con el hi-potiroidismo.

El danazol, un inhibidor de la producción de gonado-tropinas y antagonista débil de los estrógenos, es el único fármaco aprobado por la U.S. Food and Drug Administration (FDA) para la enfermedad fibroquística de las mamas. Produce efectos secundarios significativos, entre ellos cefalea, náuseas, labilidad emocional, depresión, retención de líquidos, sequedad vaginal, hirsutismo, amenorrea, aumento de peso, sofocos y acné. Su empleo debe limitarse a los casos con síntomas graves. La dosis inicial es de 200 a 600 mg por vía oral una vez al día; cuando se ha obtenido el efecto deseado, pueden administrarse 50 a 100 mg/día como terapia de mantenimiento. En general el medicamento se puede suspender después de 4 a 6 meses y la respuesta favorable quizá persista durante meses o años. Entre el 60 % y el 90 % de las mujeres mejoran con el da-nazol.

El tamoxifeno, un antiestrógeno no esteroideo sintético, a dosis de 10-20 mg/día durante 4 meses, puede ser eficaz para las mujeres con enfermedad grave. Los efectos secundarios comprenden irregularidad menstrual y síntomas menopáusicos. Se ha planteado la posibilidad de que la administración prolongada de este fármaco aumente el riesgo de cáncer endometrial, pero se desconoce el riesgo real del uso a corto plazo.

La bromocriptina se ha utilizado sobre la base de su papel como inhibidor de la prolactina, y puede resultar efectiva contra el dolor mamario cíclico. Los efectos secundarios (náuseas, vómitos, hipotensión postural, estreñimiento, vahídos) son con frecuencia suficientemente intensos para impedir el cumplimiento.

La intervención quirúrgica sólo se considera después de agotar las posibilidades de terapia médica y cuando la mujer sufre dolor resistente. La mastectomía subcutánea con o sin implante se reserva para los casos con enfermedad grave que no responde a la intervención médica. La ovariectomía puede proporcionar alivio de los síntomas pero representa una modalidad drástica. La administración de yodo isotópico puede reducir los síntomas, sin embargo a veces tiene efectos secundarios significativos.