Lesiones del sistema oculomotor (estrabismo, esotropía, exotropía y ambliopía): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Estrabismo

El estrabismo suele definirse como una desviación del eje ocular. Esta falta de alineamiento ocular puede ocurrir a cualquier edad. La esotropía ocurre cuando uno o ambos ojos se desvían hacia fuera. La causa de la mayoría de los estrabismos del lactante se desconoce. La incidencia aumenta con el bajo peso al nacer y se cuadruplica entre los que pesan 1.500 g o menos. El riesgo se duplica cuando las madres fuman dos paquetes diarios en el embarazo.30

Esotropía

La desviación externa que aparece antes de los 6 meses de edad se conoce como esotropía congénita; si aparece más tarde se denomina esotropía adquirida. El tratamiento se basa primero en corregir los defectos de refracción, ocluir el ojo si existe ambliopía y realinear los ojos por medios quirúrgicos. El pronóstico visual es óptimo si se diagnostica el problema de forma precoz.31

Exotropía

La exotropía se define como el giro del ojo hacia fuera y puede diagnosticarse a cualquier edad. Casi todos los recién nacidos tienen cierto grado de exotropía que remite en los primeros meses. El tratamiento es el mismo que el de la esotropía, pero durante la cirugía se debilita el músculo recto lateral.32

Ambliopía

La ambliopía se define como una visión pobre secundaria a cualquier tipo de privación visual a edades tempranas, por lo general antes de los 6-7 años de vida. Cuanto antes se produce, más grave resulta la ambliopía. La forma más común de ambliopía se asocia al estrabismo. El tratamiento de la ambliopía debe completarse antes de los 7-8 años.

El estrabismo causa ambliopía porque impide que se estimule la fóvea del ojo desviado. A veces, el diagnóstico se establece por la prueba del reflejo rojo, colocando un oftal-moscopio a un metro de los ojos del niño. Una diferencia en el reflejo rojo puede indicar un error de difracción, una ambliopía o una opacidad de los medios oculares.

La anisometropía, es decir la diferencia en el estado refractario de los ojos, suele inducir ambliopía. Por suerte, la mayoría de las ambliopías anisometrópicas se caracterizan tan sólo por un pequeño defecto de enfoque y se corrigen con facilidad con gafas o, con menor frecuencia, lentes de contacto. El tratamiento de la ambliopía se basa en restablecer el estímulo visual suprimido, ocluyendo el ojo privilegiado con un parche, aplicando lentes de colores o mediante intervención farmacológica.33

Defectos ópticos

Defectos de refracción

Un defecto de refracción consiste simplemente en que “uno de los ojos está desenfocado”, porque el punto focal no incide sobre la retina. Los avances tecnológicos destinados a corregir estos trastornos han tenido mayores éxitos en la miopía (corto de vista) y en el astigmatismo que en la hipermetropía (largo de vista). La queratotomía radial constituye la técnica más común aplicada en la actualidad para corregir la miopía. Se practican incisiones radiales en el 90 % de la córnea para relajar esta estructura y crear un nuevo punto focal en el ojo. Esta técnica proporciona resultados bastantes previsibles. Entre las complicaciones se encuentran: deslumbramiento, visión fluctuante e hiper-metropía progresiva.34 La queratectomía fotorrefractaria consiste en lesionar la superficie corneal con láser para crear una nueva curva frontal del ojo. Tiene la ventaja, con respecto a la queratectomía refractaria, de que no desestabiliza prácticamente la córnea. El efecto puede desaparecer meses o años después; a veces queda una opacidad de la córnea que explica el deslumbramiento y los halos nocturnos. Entre los inconvenientes se encuentran una recuperación visual lenta (meses), deslumbramientos nocturnos considerables y dolor postoperatorio.

La queratomileusis asistida por láser (LASIK) es una nueva técnica, en la cual se extirpa un colgajo de córnea por vía mecánica. Con el láser se aplana el lecho corneal subyacente, luego se repone el tapón corneal y se deja que cierre sobre la zona tratada. La visión se recupera antes con esta técnica, pero se necesita bastante más experiencia quirúrgica y el aprendizaje es lento. La visión suele estabilizarse en 6 a 12 semanas.35

Pérdida de la acomodación o presbiopía

La acomodación o capacidad para adaptar el poder óptico de cada ojo disminuye desde la infancia hasta la edad de 75 años. Así, por ejemplo, a los 10 años se dispone de 10 dioptrías de acomodación y a los 45, de tan sólo 3,5. Cuando ocurre la acomodación en el ojo sano, se contrae el cuerpo ciliar, se relajan las zónulas (o fibras) que se dirigen al cristalino y aumenta de forma activa la curvatura de éste, con lo que también se eleva el poder de difracción óptica ocular. A medida que envejece el ojo, el endurecimiento (esclerosis) del cristalino reduce la elasticidad de su cápsula y la plasticidad de su núcleo, con lo que se pierde amplitud para la acomodación. Para corregir esta pérdida se prescriben gafas de lectura, cuyo poder de difracción se va aumentando desde los 45 hasta los 75 años.

Bibliografía

1. Newell FW. Ophthalmology: principles and concepts. 7th ed. St. Louis: Mosby, 1992:171,180,195-8, 252.

2. Trobe JD. The physician’s guide to eye care. San Francisco: American Academy of Ophthalmology, 1993: 25-6, 41-8, 54-5.

3. Darley RA. Entropion. In: Fraunfelder FT, Roy FH, editors. Current ocular therapy. Philadelphia: Saunders, 1995; 569-73.

4. Murakami CS, Orcutt JC. Treatment of lower eyelid laxity. Facial Plast Surg 1994; 1: 42-52.

5. Wittpenn JR. Eye ScrubTM: simplifying the management of blepharitis. J Ophthalmic Nurs Technol 1995; 14(1): 25-8.

6. Olson MD. The common stye. J School Health 1991; 61(2): 95-7.

7. Gershen HJ. Chalazion. In: Fraunfelder FT, Roy FH, editors. Current ocular therapy. Philadelphia: Saunders, 1995: 563-4.

8. Friedlaender MH. Contact dermatitis. In: Fraunfelder FT, Roy FH, editors. Current ocular therapy. Philadelphia: Saunders, 1995: 202-3.

9. Rich LF. Pterygium and pseudopterygium. In: Fraunfelder FT, Roy FH, editors. Current ocular therapy. Philadelphia: Saunders, 1995: 474-6.

10. Semes L. Diagnosis and primary care management of tear film deficiencies. Optom Clin 1995; 4(3): 87-104.

11. Nelson JD. Diagnosis of keratoconjunctivitis. Int Ophthalmol Clin 1994; 34(1): 37-56.

12. Lueder GT. Neonatal dacryocystitis associated with nasolacrimal duct cysts. J Pediatr Ophthalmol Strabismus 1995; 32:102-6.

13. Powell KR. Orbital and periorbital cellulitis. Pediatr Rev 1995; 16(5): 163-7.

14. Davis JP, Stearns MP Orbital complications of sinusitis; avoid delays in diagnosis. Postgrad Med J 1994; 70: 108-10.

15. Stasior GO, Krohel GB. Orbital cellulitis and abscess. In: Fraunfelder FT, Roy FH, editors. Current ocular therapy. Philadelphia: Saunders, 1995: 748-51.

16. Brown GC. Retinal arterial obstructive disease. In: Ryan SJ, editor-in-chief. Retina. Vol 2: Medical retina. St. Louis: Mosby, 1989: 403-20.

17. Clarkson JG. Central retinal vein occlusion. In: Ryan SJ, editor-in-chief. Retina. Vol 2: Medical retina. St. Louis: Mosby, 1989: 421-6.

18. Finkelstein D. Retinal branch vein occlusion. In: Ryan SJ, editor-in-chief. Retina. Vol 2: Medical retina. St. Louis: Mosby, 1989: 427-32.

19. Davis MD. Proliferative diabetic retinopathy. In: Ryan SJ, editor-in-chief. Retina. Vol 2: Medical retina. St. Louis: Mosby, 1989: 367-402.

20. Purvin VA. Amaurosis fugax of carotid origin. Focal Points 1992; 10(7): 1-7.

21. Glaser JS. Topical diagnosis: prechiasmal visual pathways. In: Tasman W, editor. Duane’s clinical ophthalmology. rev. ed. Philadelphia: Lippincott, 1991:1-12.

22. Bressler SB. Age-related macular degeneration. Focal Points 1995; 12(2 Section 2): 1-9.

23. Patz A, Palmer EA. Retinopathy of prematurity. In: Ryan SJ, editor-in-chief. Retina. Vol 2: Medical retina. St. Louis: Mosby, 1989: 509-30.

24. Hart WM. The epidemiology of primary open-angle glaucoma and ocular hypertension. In: Ritdi R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 789-95.

25. Werner EB. Low-tension glaucoma. In: Ritch R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 797-811.

26. Johnstone MA. Primary open-angle glaucoma: a therapeutic overview. In: Ritch R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 813-21.

27. Lowe RF, Ritch R. Angle-closure glaucoma: mechanisms and epidemiology. In: Ritch R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 825-37.

28. Lowe RF, Ritch R. Angle-closure glaucoma: clinical types. In: Ritch R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 839-53.

29. Ritch R, Lowe RF, Reyes A. Therapeutic overview of angle-closure glaucoma. In: Ritch R, Shields MB, Krupin T, editors. The glaucomas. St. Louis: Mosby, 1989: 855-64.

30. Chew E, Remalay NA, Tamboli A, Zhao J, Podgor MJ, Kleba-noff M. Risk factors for esotropia and exotropia. Arch Ophthalmol 1994; 112: 1349-55.

31. Archer SM. Esotropia. Focal Points 1994; 12(12 Section 3): 1-8.

32. Stollers SH, Simon JW, Lininger LL. Bilateral lateral rectus recession for exotropia: a survival analysis. J Pediatr Ophthalmol Strabismus 1994; 31: 89-92.

33. Lambert SR, Boothe RG. Amblyopia: basic and clinical science perspectives. Focal Points 1994; 12(8 Section 2): 1-7.

34. Waring GO. Radial keratotomy. Focal Points 1992; 10(5 Section 2): 1-8.

35. Slade SG, Brint SF. Excimer laser myopic keratomileusis. In: Rozakis G, editor. Refractive lamellar keratoplasty. Thorofare, NJ: Slack, 1994: 125-37.