Lesiones del pie (deformidad de haglund y síndrome del túnel del tarso): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La evaluación de las lesiones del pie se facilita clasificándolas de acuerdo con la localización anatómica en las regiones posterior (retropié: calcáneo y astrágalo), media (mesopié: huesos del tarso) o anterior (antepié: metatar-sianos y falanges) (tabla 111.4).

Deformidad de Haglund: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La deformidad de Haglund o prominencia de la porción posterosuperior del calcáneo se manifiesta con dolor e hinchazón del talón que empeoran con la actividad. La palpación revela hipersensibilidad y engrosamiento de la piel subyacente, y signos de inflamación local. También pueden existir deformidad en varo del talón y un grado leve de pie cavo, que se refleja en un arco medial alto y hace que la tuberosidad aparezca más prominente. Las medidas conservadoras se basan en protección, reposo relativo, hielo, vendaje compresivo y elevación y la intervención quirúrgica sólo se emplea para los casos refractarios. La resección quirúrgica del calcáneo posterosuperior proporciona resultados variables y poco más del 50 % de los pacientes experimentan alivio completo del dolor.46

Síndrome del túnel del tarso: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Este síndrome está causado por compresión del nervio tibial posterior bajo el retináculo flexor o de los nervios plantares medial y lateral a nivel de cualquiera de sus ramas. El túnel está formado por el retináculo flexor que tiene una localización posterior y distal al maléolo medial. El dolor y las parestesias se irradian a lo largo de la cara plantar del pie desde el maléolo medial y aumentan con la actividad. El signo de Tinel puede ser positivo (parestesias al percutir sobre el nervio inflamado) y las molestias pueden aumentar con la compresión manual prolongada del nervio tibial posterior detrás del maléolo medial. Existen numerosas causas posibles de este trastorno, entre ellas deformidad postraumática, venas tortuosas, ganglión, lipoma, edema, presencia de músculos accesorios e hipertrofia si-novial. La cirugía selectiva para resecar una lesión ocupante de espacio ofrece la mayor probabilidad de éxito, ya que la intervención destinada sólo a descomprimir el nervio tibial posterior se asocia con una tasa alta de complicaciones y resultados insatisfactorios.47 La RM posee utilidad cuando se planea la cirugía en casos refractarios de síndrome del túnel del tarso, con el fin de identificar una posible lesión inflamatoria o de masa.48

Síndrome del túnel del tarso anterior: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Este síndrome consiste en pinzamiento del nervio peroneo profundo (o nervio tibial anterior) bajo el retináculo extensor en el tobillo. El techo del túnel es el retináculo extensor inferior; el suelo del túnel está formado por la fascia sobreyacente al astrágalo y el navicular. Dentro del túnel se encuentran cuatro tendones, una arteria, una vena y el nervio peroneo profundo. La mayoría de los pacientes con este trastorno han experimentado esguinces de tobillo recurrentes u otros traumatismos, utilizan zapatos muy ajustados o botas de esquí, llevan clavijas bajo la lengüeta de los cordones del calzado, o hacen ejercicio de abdominales con los pies sujetos en una barra. La flexión plantar con supinación estira el nervio y contribuye a la sintoma-tología. Las manifestaciones clínicas comprenden entumecimiento y parestesias en el primer espacio interdigital dorsal (rama medial superficial del nervio peroneo profundo), y a veces dolor y tensión en el tobillo y el dorso del pie. El síndrome es difícil de reconocer cuando se afecta la rama lateral del nervio, principalmente motora, ya

que faltan las parestesias características. El paciente sólo experimenta dolor sordo en el dorso del pie, que empeora en algunas posiciones o mejora en otras. Durante la exploración se puede apreciar pérdida de sensibilidad en el primer espacio interdigital dorsal con signo de Tinel positivo sobre el área de lesión nerviosa, que suele corresponder al nivel del tobillo (el nervio pasa unos milímetros medial a la arteria dorsal del pie). El tratamiento comprende medidas conservadoras como protección del área, reposo, empleo juicioso de hielo y AINE, y quizá liberación quirúrgica del nervio si fracasan todas las demás terapias. La tabla 111.5 resume otros síndromes de compresión de los nervios en el pie.49