Lesiones de la rodilla: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Se ha estimado que durante cada semana de la temporada de fútbol americano, en EE.UU. presentan lesiones de la rodilla un mínimo de 6.000 estudiantes de escuelas superiores y universitarios, y que en el 10 % de los casos debe realizarse un tratamiento quirúrgico. Son aún más desalentadores los resultados de un estudio de seguimiento de 20 años de duración realizado en varones que presentaron una lesión de la rodilla mientras seguían estudios superiores. Los investigadores hallaron que el 39 % de estos varones continuaban presentando síntomas importantes y que en el 50 % de ellos existían signos radiológicos de lesión.9 Las rodilleras son muy populares, pero no se ha demostrado su utilidad en la prevención de las lesiones de los ligamentos de la rodilla. El mejor momento para valorar la rodilla es inmediatamente después de la lesión. Antes de transcurrida una hora desde la lesión, el espasmo muscular protector puede impedir ya la realización de un exploración fiable de la inestabilidad articular. Al cabo de 24 horas puede incluso existir un grado tal de derrame que impida hacer una exploración satisfactoria. Al valorar las lesiones de la rodilla hay que comparar el lado afectado con el sano. Si existe un derrame, será necesario realizar radiografías para descartar las fracturas por avulsión del tubérculo tibial, las fracturas epifisarias y las fracturas osteo-condrales. Finalmente, es obligatorio valorar el estado neurovascular de la pierna y del pie.