Lesiones de la porción media del pie (lesión de lisfranc y osteoma osteoide): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Lesión de Lisfranc: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La lesión de Lisfranc afecta a la articulación entre el antepié y el mesopié, la articulación tarsometatarsiana (TMT), con o sin fracturas asociadas. Esta lesión no se debe pasar por alto. Los dos mecanismos de producción principales son

el directo (aplastamiento) y, con más frecuencia, el indirecto (abducción violenta o flexión plantar del antepié).

El esguince del mesopié se puede identificar por hinchazón leve o moderada e imposibilidad de soportar peso. La articulación TMT puede experimentar sobrecarga con la dorsiflexión y la flexión plantar pasivas, la pronación y la abducción de los radios metatarsianos primero y segundo. La presencia de hipersensibilidad con esas maniobras identifica una posible patología de la parte media del pie. Cuando no existe evidencia radiográfica de diastasis (lesión de grado III) el tratamiento se basa en escayola con descarga de peso hasta que desaparezcan los síntomas. Las molestias persistentes justifican una proyección radiográfica en carga para evaluar la inestabilidad articular. La radiografía debe documentar la presencia de un espacio entre las bases de los metatarsianos primero y segundo, que puede medir 2 a 5 mm de ancho. Quizá sea necesario un bloqueo del tobillo si el paciente no tolera la carga. En caso de lesiones más sutiles, los estudios diagnósticos pueden retrasarse una a dos semanas sin comprometer la eficacia del tratamiento. La terapia no quirúrgica consiste en escayola y uso de muletas durante 4 a 6 semanas. El retorno a la actividad completa se puede retrasar hasta cuatro meses.50 La hipersensibilidad medial y global requiere con frecuencia un tiempo de recuperación más largo,51 en contraste con las lesiones de la cara lateral de la porción media del pie.52 Cualquier diastasis significativa y otras lesiones de los tejidos blandos locales exigen la remisión al cirujano orto-peda. La historia de lesión significativa del pie y la presencia de dolor persistente e hinchazón desproporcionada para los hallazgos radiográficos, plantea la sospecha de luxación. Las proyecciones comparativas con y sin carga pueden ser útiles para detectar el ensanchamiento sutil del espacio entre las diáfisis metatarsianas primera y segunda.

Osteoma osteoide: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El osteoma osteoide es una tumoración ósea benigna que puede aparecer en cualquier hueso del pie, aunque se observa con mayor frecuencia en los huesos del tarso. Causa dolor crónico y la tercera parte de los pacientes se quejan de dolor nocturno. Muchos sujetos con osteoma osteoide no responden a la restricción de la actividad. La radiografía puede mostrar cambios corticales reactivos y un nido radiopaco redondo central rodeado por una zona de rare-ficación fina, habitualmente inferior a 1 cm. La gammagrafía ósea, la TC y la RM pueden contribuir a localizar mejor la lesión. Está indicada la remisión al cirujano ortopeda y la mayor parte de estas lesiones responden a la escisión local del nido.