Intoxicaciones alimentarias de origen marino asociadas a trastornos neurológicos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Existen numerosas enfermedades en las que la ingesta de alimentos produce la aparición de síntomas neurológicos y en los que es necesario un diagnóstico y tratamiento rápidos, como el botulismo, la intoxicación por ciguatera, la intoxicación paralítica por marisco y la intoxicación amnési-ca por marisco. Estos síndromes están causados por toxinas producidas por la acción de las bacterias sobre los alimentos, como ocurre en el botulismo, o por acumulación de la toxina a partir de la cadena alimentaria, como ocurre en las intoxicaciones por ciguatera y paralítica y amnésica por marisco.

El botulismo está causado por toxinas producidas por Clostridium botulinum en condiciones anaerobias. En EE.UU. los serotipos causantes más frecuentes son los A, B y E. Los serotipos A y B se encuentran con frecuencia en los alimentos envasados, ahumados o fermentados de manera incorrecta. El serotipo E se encuentra sobre todo en el marisco o el pescado marino. El botulismo infantil, que es raro en EE.UU., se asocia a menudo a la ingesta de miel.34,35

La intoxicación por ciguatera está causada por unas toxinas termoestables e insípidas producidas por un dino-flagelado que se acumula en la cadena alimentaria de los peces de arrecife. A causa del transporte por vía aérea y la refrigeración del pescado en los barcos, en la actualidad el trastorno se observa en todo el mundo. Las especies causantes de mayor frecuencia de intoxicación por ciguatera son las carnívoras, como la cubera, la seriola, el mero, la barracuda, el mújol, la caballa y el lucio.

La intoxicación paralítica por pescado está producida por la ingesta de moluscos que contienen toxinas sintetizadas por un dinoflagelado. En EE.UU. la mayoría de los casos ocurren durante los meses de verano en Nueva Inglaterra y en la costa del Pacífico. La intoxicación amnésica por moluscos está producida por el ácido domoico, que se acumula en el marisco a partir de algas microscópicas de su cadena alimentaria.36

Síntomas

El botulismo suele aparecer tras un período de incubación de 12 a 72 horas. Los síntomas iniciales son diplopía, dis-fagia, debilidad motora descendente y parálisis. En cambio, no suelen manifestarse trastornos del estado mental ni sensoriales. En los lactantes, las manifestaciones clínicas más frecuentes son rechazo del alimento, llanto, hipotonía y trastornos del reflejo de succión.34,37,38

Los síntomas de la intoxicación por ciguatera suelen aparecer al cabo de 2 a 12 horas después de la ingesta del marisco contaminado. Inicialmente el paciente presenta náuseas, vómitos, retortijones y diarrea acuosa. Por regla general, los síntomas gastrointestinales desaparecen en 1-2 días. Los signos clave del trastorno son los síntomas neurológicos, que pueden manifestarse tanto muy precozmente como varios días después de la desaparición del resto de la sintomatología. Los pacientes experimentan una inversión de las sensaciones de calor y frío, parestesias en los labios y los dedos de la mano, debilidad y mialgias. A veces tienen la sensación de que sus dientes están sueltos y presentan vértigo, hipersalivación, trastornos visuales y ataxia. Otros signos menos frecuentes son hipotensión, trastornos de la conducción cardíaca, coma, insuficiencia respiratoria y shock. Los pacientes mejoran de manera espontánea, aunque pueden persistir síntomas residuales durante varias semanas o incluso meses.39

Los pacientes con intoxicación paralítica por marisco pueden presentar ya síntomas antes de pasados 30 minutos desde su ingesta. Los síntomas iniciales consisten en parestesias en boca y extremidades, vértigo, sensación de estar flotando y, con menor frecuencia, síntomas gastrointestinales. Con posterioridad, la sintomatología puede progresar y los pacientes presentan trastornos de los pares craneales y parálisis. La tasa de mortalidad es del 9 % y el fallecimiento tiene lugar sobre todo a causa de una insuficiencia respiratoria. La recuperación espontánea se inicia antes de transcurridas 18 horas desde el inicio, pero puede persistir una debilidad general que dura varias semanas.40 Los pacientes con intoxicación amnésica por marisco presentan síntomas entre los 15 minutos y las 38 horas después de la ingesta de mejillones contaminados. Los síntomas iniciales son vómitos, diarrea y retortijones, aunque después aparecen también síntomas neurológicos, como cefalea, pérdida de la memoria a corto plazo y confusión. En ocasiones los pacientes desarrollan una broncorrea intensa que obliga a realizar una intubación y que puede evolucionar a coma. Se han descrito casos mortales. Los pacientes que se recuperan pueden presentar síntomas prolongados y trastornos del aprendizaje.36

Diagnóstico

Para diferenciar el botulismo del síndrome de Guillain-Ba-rré sirven la presencia de la parálisis descendente y la normalidad del análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR). La ausencia de síntomas sensoriales y el tiempo prolongado de inicio que se observa en el botulismo, sirven también para diferenciarlo de la intoxicación por ciguatera y de la intoxicación paralítica por marisco. El diagnóstico de las intoxicaciones de origen marino es sobre todo de tipo clínico. Sin embargo, pueden analizarse muestras de alimentos en busca de la toxina del botulismo o realizar aspirados duodenales y coprocultivos para Clostridium. También puede determinarse la presencia en el suero del paciente de la toxina del botulismo usando un análisis que se utiliza en los ratones.37

Tratamiento

El tratamiento del botulismo debe iniciarse ante su sospecha clínica y mientras se espera la confirmación del diagnóstico por las pruebas de laboratorio.37 Si la ingesta ha sido reciente, se debe intentar eliminar la toxina aún no absorbida. La administración precoz de la antitoxina antibo-tulínica puede reducir la gravedad de los síntomas. Para

prevenir la germinación de cualquier espora ingerida y, por lo tanto, la producción de toxina botulínica, puede administrarse penicilina por vía parenteral. Hay que controlar la capacidad vital, puesto que si disminuye por debajo de un tercio del valor previsto o de un litro en los adultos, en ocasiones se necesita ventilación mecánica.41

El tratamiento de la intoxicación por ciguatera es sintomático, ya que los síntomas desaparecen entre 1 y 4 semanas. Los pacientes con síntomas graves, incluidos los que presentan coma, pueden responder a la perfusión de mani-tol al 20 % (1 g/kg en una hora).36,42 Para tratar las parestesias puede utilizarse la amitriptilina. Tras un episodio de intoxicación por ciguatera algunos autores recomiendan una dieta rica en proteínas e hidratos de carbono. Debe evitarse el pescado, las nueces y el alcohol.39

El tratamiento de la intoxicación amnésica por marisco es fundamentalmente sintomático. En la intoxicación paralítica por marisco puede resultar útil el lavado gástrico con bicarbonato sódico al 2 %, ya que la toxina es lábil ante un pH básico.36

Aspectos familiares y comunitarios

Las familias que conservan los alimentos deben tomar precauciones especiales al prepararlos. Así, los alimentos envasados en casa deben calentarse al menos a 80 °C durante 5 minutos. A los pacientes que han presentado una intoxicación por ciguatera hay que aconsejarles que eviten una nueva exposición a la toxina, es decir, la ingesta de marisco de arrecifes. En algunas zonas de EE.UU. y de Canadá se realizan cuarentenas de pesca de marisco en los momentos en que existen concentraciones máximas de di-noflagelados en el agua y, además, se controla el marisco determinando la concentración de las toxinas.36,40

Bibliografía

1. Loening-Baucke V. Management of chronic constipation in infants and toddlers. Am Fam Physician 1994; 49: 397-406.

2. Camilleri M, Thompson WG, Fleshman JW, Pemberton JH. Clinical management of intractable constipation. Ann Intern Med 1994; 121: 520-8.

3. Harari D, Gurwitz JH, Avorn J, Choodnovskiy I, Minaker KL. Constipation: assessment and management in an institutionalized elderly population. J Am Geriatr Soc 1994; 42: 947-52.

4. Floch MH, Wald A. Clinical evaluation and treatment of constipation. Gastroenterologist 1994; 2: 50-60.

5. Schreiber RA, Walker WA. Food allergy: facts and fiction. Mayo Clin Proc 1989; 64: 1381-91.

6. Sampson HA. Food allergy. J Allergy Clin Immunol 1989; 84: 1062-7.

7. Bahna SL. Diagnostic tests for food allergy. Clin Rev Allergy 1988; 6: 259-84.

8. Saavedra JM, Perman JA. Current concepts in lactose malabsorption and intolerance. Annu Rev Nutr 1989; 9: 475-502.

9. Montes RG, Perinan JA. Lactose intolerance: pinpointing the source of nonspecific gastrointestinal symptoms. Postgrad Med 1991; 89: 175-84.

10. Rings EHHM, Grand RJ, Buller HA. Lactose intolerance and lactase deficiency in children. Curr Opin Pediatr 1994; 6: 562-7.

11. Skirrow MB. Foodborne illness: Campylobacter. Lancet 1990; 336: 921-3.

12. Vogt RL, Sours HE, Barrett T, Feldman RA, Dickinson RJ, Witherell L. Campylobacter enteritis associated with contaminated water. Ann Intern Med 1982; 96: 292-6.

13. Rautelin H, Koota K, VonEssen R, Jahkola M, Siitonen A, Kosunen TU. Waterborne Campylobacter jejuni epidemic in a Finnish hospital for rheumatic diseases. Scand J Infect Dis 1990; 22: 321-6.

14. Tranter HS. Foodborne illness: foodborne staphylococcal illness. Lancet 1990; 336: 1044-6.

15. Baird-Parker AC. Foodborne illness: foodbome salmonellosis. Lancet 1990; 336: 1231-5.

16. Davis H, Taylor JF, Perdue JN, et al. A shigellosis outbreak traced to commercially distributed shredded lettuce. Am J Epidemiol 1988; 128:1312-21.

17. Lee LA, Ostroff SM, McGee HB, et al. An outbreak of shigellosis at an outdoor music festival. Am J Epidemiol 1991; 133: 608-15.

18. Reeve G, Martin DL, Pappas J, Thompson RE, Greene KD. An outbreak of shigellosis associated with the consumption of raw oysters. N Engl J Med 1989; 321: 224-7.

19. Hale TL. Genetic basis of virulence in Shigella species. Microbiol Rev 1991; 55: 206-24.

20. Doyle MP. Foodborne illness: pathogenic Escherichia coli, Yersinia enterocolitica, and Vibrio parahaemolyticus. Lancet 1990; 336:1111-15.

21. Belongia EA, MacDonald KL, Parham GL, et al. An outbreak of Escherichia coli O157: H7 colitis associated with consumption of precooked meat patties. J Infect Dis 1991; 164: 338-43.

22. Bell BP, Goldoft M, Griffin PM, et al. A multistate outbreak of Escherichia coli O157: H7-associated bloody diarrhea and hemolytic uremic syndrome from hamburgers: the Washington experience. JAMA 1994; 272: 1349-53.

23. Berkelman RL. Emerging infectious diseases in the United States, 1993. J Infect Dis 1994; 170: 272-7.

24. Blaser MJ, Reller LB. Campylobacter enteritis. N Engl J Med 1981; 305:1444-52.

25. Callegaro L, Jack DB, Samson JC. Campylobacter infections, Guillain-Barré syndrome, and parenteral gangliosides. Lancet 1991; 337: 789.

26. Lahat E, Katz Y, Bistritzer T, Eshel G, Aladjem M. Recurrent seizures in children with Shigella-associated convulsions. Am Neurol Assoc 1990; 28: 393-5.

27. Pavia AT, Nichols CR, Green DP, et al. Hemolytic-uremic syndrome during an outbreak of Escherichia coli O157: H7 infections in institutions for mentally retarded persons: clinical and epidemiologic observations. J Pediatr 1990; 116: 544-51.

28. Gomez-Garces JL, Cogollos R, Alos JL. Susceptibilities of flu-roquinolone-resistant strains of Campylobacter jejuni to 11 oral antimicrobial agents. Antimicrob Agents Chemother 1995; 39: 542-4.

29. Taylor DE, Chang N. In vitro susceptibilities of Campylobacter jejuni and Campylobacter coli to azithromycin and erythromycin. Antimicrob Agents Chemother 1991; 35:1917-18.

30. The choice of antimicrobial drugs. Med Lett Drugs Ther 1996; 38(971): 25-34.

31. Tauxe RV, Puhr ND, Wells JG, Hargrett-Bean N, Blake PA. Antimicrobial resistance of Shigella isolates in the USA: the importance of international travelers. J Infect Dis 1990; 162: 1107-11.

32. Advice for travelers. Med Lett Drugs Ther 1996; 38(969): 17-20.

33. Dupont HB, Levine MM, Hornick RB, Formal SB. Inoculum size in shigellosis and implications for expected mode of transmission. J Infect Dis 1989; 159:1126-8.

34. Hughes JM, Blumenthal JR, Merson M, Lombard GL, Dowell VR, Gangarosa EJ. Clinical features of types A and B food-borne botulism. Ann Intern Med 1981; 95: 442-5.

35. Lecour H, Ramos MH, Almeida B, Barbosa R. Foodborne botulism a review of 13 outbreaks. Arch Intern Med 1988; 148: 578-80.

36. Underman AE, Leedom JM. Fish and shellfish poisoning. Curr Clin Top Infect Dis 1993; 13: 203-25.

37. Diagnosis and treatment of botulism. J Infect Dis 1971; 124: 108-12.

38. Spika JS, Shaffer N, Hargrett-Bean N, Collin S, MacDonald KL, Blake PA. Risk factors for infant botulism in the United States. Am J Dis Child 1989; 143: 828-32.

39. Schatz IJ. Ciguatera fish poisoning a jet age peril. Hosp Pract 1989: 79-96.

40. Eastaugh JE, Shepherd S. Infectious and toxic syndromes from fish and shellfish consumption. Arch Intern Med 1989; 149: 1735-40.

41. Shneerson JM. Botulism: a potentially common problem [editorial]. Thorax 1989; 44: 901-2.

42. Palafox NA, Jain LG, Pinano AZ, Gulick TD, Williams RK, Schatz IJ. Successful treatment of ciguatera fish poisoning with intravenous mannitol. JAMA 1988; 259: 2740-2.