Intoxicación por plomo en el niño: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Fuentes de plomo

El plomo es ubicuo en el medio ambiente. La pintura con plomo se utilizó hasta mitades de la década de los años 70 y se calcula que puede encontrarse en unos 57 millones de viviendas construidas antes de 1980.10 En las casas deterioradas, son una fuente importante de plomo, la tierra y el polvo contaminados, al igual que las partículas de pintura descamadas ingeridas por el niño (pica). También tienen riesgo de intoxicación por plomo los habitantes de una vivienda antigua que ha sido reformada, pero no desemplomada de manera adecuada.

El agua potable es otra fuente de plomo si en el sistema de conducciones existen tuberías que lo contienen, como conexiones, uniones o soldaduras hechas con este metal. Los niños pueden absorber más del 50 % del plomo que consumen con el agua, ya que se absorbe de una manera más completa que el plomo de los alimentos.10 Si resulta imposible cambiar las tuberías, debe dejarse correr el agua varios minutos antes de usarla y no debe hervirse.

No hay que usar el agua caliente del grifo para beber, ya que los líquidos calientes o ácidos absorben plomo de las cañerías o de los tubos que lo contienen.

Los miembros de las familias cuyas ocupaciones (p. ej., reparador de radiadores) o aficiones les exponen a valores elevados de plomo pueden exponer después a los niños, al llevar a casa la ropa del trabajo o materiales de desecho. Algunos grupos étnicos utilizan remedios populares que contienen plomo, como los hispanos que emplean azarco o greta para los trastornos digestivos.11 Aunque el consumo de gasolina sin plomo ha reducido los valores de partículas en suspensión, puede producirse aún una exposición localizada durante operaciones como el empleo de chorros de arena, las demoliciones o la incineración de residuos sólidos.

Síntomas de la intoxicación por plomo

Los lactantes, los niños pequeños y los fetos de las mujeres embarazadas son los que presentan los mayores riesgos respecto a los efectos adversos del plomo. Estos efectos pueden agravarse en presencia de una nutrición inadecuada. Con concentraciones de plomo de sólo 10 !xg/dl puede aparecer ya una disminución del CI, de la audición, del peso del nacimiento y del crecimiento posterior. Aunque la conducción nerviosa se enlentece en una concentración de 20 !xg/dl, a veces la neuropatía periférica y la anemia franca pueden no ser evidentes hasta que el plomo alcanza los 70 !xg/dl. Así mismo, la encefalopatía, el cólico y la nefropatía a veces no aparecen hasta alcanzar los 80-100 !xg/dl.10 La exposición prolongada al plomo también se ha relacionado con un aumento del riesgo de conducta antisocial y delictiva.12

Cribado de la intoxicación por plomo

Según la National Health and Nutrition Survey de 1988 a 1991, el 8,9 % de los niños de 1 a 5 años de edad presentan unas concentraciones de plomo en sangre de 10 !xg/dl o más.13 Los niños pequeños, varones y pertenecientes a minorías que residen en las zonas centrales de las ciudades representan una cifra desproporcionada de estos 1,7 millones de niños.13 En la mayoría de las comunidades hay que realizar un cribado de la intoxicación por plomo en todos los niños de 6 a 72 meses de edad.10 También hay que hacer el cribado en los niños mayores con retrasos del desarrollo, ya que a veces presentan pica o aumento de las actividades mano-boca. Así mismo, debería considerarse el cribado de la intoxicación por plomo en los niños con convulsiones o síntomas neurológicos inexplica-dos, dolor abdominal recurrente, hipoacusia, anemia, retraso del desarrollo, autismo u otros trastornos de la conducta.10

El cribado se realiza determinando las concentraciones de plomo en sangre. Se consideran como niños de alto riesgo a los que viven de manera regular en casas construidas antes de 1960, tienen hermanos con antecedentes de intoxicación por plomo o aquellos que viven con adultos cuyas ocupaciones o aficiones implican exposición a este metal. En ellos debe hacerse un cribado inicial a los 6 meses de edad; en los niños de bajo riesgo, el cribado se inicia a los 12 meses. En la tabla 21.3 se describen las directrices para el cribado y la intervención. El déficit de hierro aumenta la absorción del plomo y a menudo coexiste con una intoxicación por éste. Está indicado realizar análisis séricos de hierro siempre que existan valores de plomo de 15 !xg/dl o superiores.10

Tratamiento

de la intoxicación por plomo

En el tratamiento del niño con intoxicación por plomo, la pieza clave es la reducción de la exposición a este metal. Hay que investigar la fuente o fuentes del plomo en el ambiente del niño y retirarlo del mismo si es necesario. Si la fuente es la pintura y el polvo contaminado, se pueden utilizar temporalmente limpiadores ricos en fosfatos para humedecer con la fregona todos los suelos y limpiar humedeciendo las repisas de las ventanas (dos veces por semana). No hay que usar aspiradoras, ya que pueden tener efecto aerosol de partículas de plomo. Deben retirarse o impedir el uso de todas las pinturas que contengan plo-mo.10 El rascado, el pulido y en especial la utilización de sopletes o antorchas aumenta la exposición ambiental al plo-mo.14 La eliminación completa de este metal deberá realizarla tan sólo un contratista autorizado.

El tratamiento de quelación para los niños con un valor inicial de plomo en sangre de 25-44 !xg/dl es controvertido, ya que no se ha demostrado que prevenga o cure la neuro-toxicidad.15 No se recomienda realizar la prueba de movilización con CaNa2EDTA, puesto que no predice de manera regular la carga corporal de plomo y además puede aumentar su toxicidad.15 Algunos niños con concentraciones de plomo de 25-44 !xg/dl pueden beneficiarse del tratamiento de quelación (por vía oral) si las concentraciones en sangre persisten a pesar de haberse eliminado el plomo del ambiente. Los niños con valores de plomo de 45 !xg/dl o superiores deben derivarse a un equipo especializado en el tratamiento de quelación. Los niños con valores en sangre de 70 !xg/dl o superiores o con síntomas de intoxicación por plomo constituyen una urgencia médica y requieren hospitalización y tratamiento con CaNa2EDTA y dimercaprol (BAL).15

Aunque en la actualidad está aprobado sólo para tratar a los niños con valores de plomo en sangre superiores a 45 !xg/dl, el succimer parece ser un quelante oral eficaz con gran selectividad para el plomo. A diferencia del CaNa2EDTA presenta menos poder quelante de otros oli-goelementos esenciales, como el hierro o el cinc, y también menos probabilidades de desencadenar una encefalopatía.15 Mientras se administra el succimer hay que vigilar en el niño la aparición de síntomas gastrointestinales, erupciones cutáneas u otras reacciones alérgicas, neutropenia reversible y aumento de las transaminasas hepáticas.15

Después del tratamiento de quelación no se debe dar de alta a los niños hasta que puedan ir a vivir a un ambiente libre de plomo. Hay que volver a analizar las concentraciones plasmáticas de plomo de 7 a 21 días después del tratamiento y los niños deben ser visitados cada semana o cada 2 semanas durante 4-8 meses y luego mensualmente durante 6-12 meses.10