Infecciones del tracto urinario relacionadas con sondas: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La mortalidad de la ITU aumenta tres veces en los pacientes hospitalizados con una sonda permanente. En caso de sondaje a corto plazo, E. coli es el germen más frecuente seguido por Pseudomonas aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis, Staphylococcus epidermidis y enteroco-cos.21 En caso de sondaje a largo plazo la infección significativa se puede deber a gérmenes ordinariamente no patógenos urinarios, como Providencia stuartii o Morganella morganii. En los pacientes que reciben antibióticos quizás se aíslen levaduras.21

El tratamiento envuelve tres tipos de medidas: prevención, antimicrobianos para la bacteriuria asintomática adquirida y la infección del tracto inferior con síntomas, y antimicrobianos para la infección del tracto alto con síntomas (complicada). La prevención se centra en evitar el son-daje si es posible. Si el cateterismo se considera imprescindible, se deben minimizar su duración y emplear un sistema de drenaje cerrado. En caso de sondaje a corto plazo, de 3 a 14 días, se ha demostrado la utilidad de la administración profiláctica diaria de norfloxacino, ciprofloxaci-no o amoxicilina.17 Para la bacteriuria asintomática adquirida y la infección del tracto urinario inferior con síntomas después del sondaje a corto plazo, una sola dosis de TMP-SMX (320-1.600 mg) se ha mostrado tan eficaz como un ciclo de 10 días.22

Bacteriuria asintomática en pacientes sin sonda

Excepto en casos de embarazo o cirugía urológica previa, la detección selectiva de la bacteriuria asintomática no tiene valor aparente. Incluso entre los ancianos, en los que parece existir una asociación entre bacteriuria asinto-mática y mortalidad, no se ha demostrado una relación

causal.16