Infección por el virus del herpes simple: : tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las “calenturas” (herpes simple labial) causadas por el virus del herpes simple (VHS) son tan frecuentes que los pacientes raras veces acuden al médico por este motivo. Se reconocen dos tipos de VHS: el VHS-1 y el VHS-2. El VHS-1 se asocia con mayor frecuencia a las lesiones orales y el VHS-2 a las lesiones genitales. Sin embargo, se puede encontrar cualquiera de ellos en ambas localizaciones. Estos agentes infecciosos son neurotrópicos. En parte debido a este neurotropismo, el exantema tiende a quedar confinado a zonas definidas. Como sucede con la varicela, que es un virus íntimamente relacionado con ellos, existen trastornos primarios y secundarios. El virus persiste indefinidamente en el huésped después de la infección primaria, y el estado inmunitario de la persona infectada es importante para determinar la intensidad de las recidivas.

La infección primaria del herpes genital suele ser sintomática y está causada por el VHS-2. Los signos generales de fiebre, cefaleas y mialgias aparecen en el 40 % de los varones y en el 70 % de las mujeres.27 Se observan síntomas genitales locales de dolor intenso, prurito, disuria, secreción vaginal o uretral, o lesión peneana distal así como adeno-patías inguinales bilaterales dolorosas a la palpación. Cuando una persona tiene relaciones sexuales anales, las

lesiones primarias pueden iniciarse en el recto. Se distinguen varias fases secuenciales en el exantema: pápulas, vesículas, úlceras húmedas y, por último, úlceras cicatrizales (fig. 116.5). La curación se produce al cabo de 2-3 semanas, aunque la diseminación vírica a partir de las descamaciones persiste durante unos 12 días desde el inicio de los síntomas. La reactivación del herpes genital es frecuente, y alrededor del 1 % de las personas infectadas expulsan virus al medio a través de sus descamaciones.27 Los virus se pueden eliminar durante períodos asintomáticos y la mayoría de las recidivas son asintomáticas. El diagnóstico de herpes genital se establece sobre todo mediante cultivo vírico, aunque los frotis con Papanicolaou y Tzanck, la inmuno-fluorescencia de las células y las pruebas inmunológicas son útiles en casos seleccionados. Los pacientes deben ser informados de que pueden ser contagiosos de manera periódica, incluso sin síntomas, y que el contacto sexual transmite la enfermedad a la pareja previamente no infectada. El uso del preservativo disminuye, pero no impide la posibilidad de transmisión de la infección. Dada las implicaciones obvias que tiene para el paciente y sus compañeros sexuales, debe buscarse una prueba clara, y preferentemente basada en cultivos, de que el paciente está realmente infectado.

Para el médico de familia tiene particular importancia la posibilidad de una madre con infección genital por el VHS de poder transmitir el virus a su hijo durante el parto. A menudo esta transmisión origina el desarrollo de una enfermedad grave en el neonato, como la encefalitis herpética. Hay que señalar que sólo el 5 % de los recién nacidos se infectan si nacen por vía vaginal durante un episodio de infección recidivante, aunque el índice de contagio es mucho mayor si la madre padece una infección primaria en el momento del parto.27 El riesgo de infección intrauterina por el VHS-2 está presente realmente sólo durante un episodio primario de infección; y cuando se produce una infección de este tipo, virtualmente todos los fetos sufren deformidad o muerte. Por desgracia, la transmisión del VHS al neonato no se puede predecir con seguridad, por la ausencia de lesiones genitales en el momento de la expulsión. Además, las grandes series en las que se ha investigado el valor de los cultivos cervicales semanales poco antes del parto han mostrado que esa práctica también es fútil.27 Por lo tanto, la prevención de la transmisión es problemática, y el médico tiene que apoyarse en una verdadera sospecha de infección cuando trata al recién nacido.

La infección primaria de herpes oral o herpes labial es un episodio de gingivostomatitis acompañado de síntomas generales de cefaleas, fiebre y síntomas de las vías respiratorias superiores. Un inicio precoz de la infección es ligeramente más frecuente en las clases de nivel socioeconómico bajo, en las que el 90 % presentan evidencia de infección en la edad adulta joven, mientras que sólo se da esa evidencia en menos del 50 % de las mujeres adultas jóvenes de clases socioeconómicas altas. La infección recidivante puede estar provocada por estrés, fiebre, enfermedad o exposición excesiva al sol. En algunas ocasiones, la infección afecta al ojo, siendo necesario en tal circunstancia consultar al oftalmólogo de urgencia.10

Las infecciones por el VHS son causas importantes de morbididad y mortalidad entre los pacientes inmunode-primidos. La frecuencia o las recidivas graves de infecciones por el VHS deben hacer pensar rápidamente en una posible infección por el VIH, enfermedad de Hodgkin u otra enfermedad inmunosupresora. Además, las mujeres con infección genital por VHS corren mayor riesgo de sufrir un carcinoma cervical, aunque no se sabe si la relación entre infección y cáncer cervical es causal.10

El tratamiento de las infecciones por VHS depende de la intensidad de la enfermedad, tratándose con más frecuencia el herpes genital que el labial. La base del tratamiento es el aciclovir oral, que puede ser eficaz para acortar la enfermedad y limitar las recidivas. El aciclovir se puede utilizar para el tratamiento de la lesión aguda y para la supresión a largo plazo. Reduce de manera muy eficaz la enfermedad inicial del herpes genital y se suele administrar por vía oral durante 10 días, 1 g/día, dividido en 5 dosis. El tratamiento de recidivas poco frecuentes del herpes genital es también de 1 g/día dividido en 5 dosis, pero se administra sólo durante 5 días. Los pacientes con recidivas más frecuentes pueden beneficiarse de la terapia supresora a largo plazo mediante la administración de 200 mg de aciclovir al día. Los pacientes inmunocomprometidos con una infección herpética activa pueden necesitar dosis mayores, lo cual puede ocasionar un aumento transitorio de la creati-nina y otras complicaciones. Por desgracia, el uso crónico de aciclovir se asocia a resistencias del virus a dicho fármaco.28 Se puede disponer de aciclovir para administración intravenosa para personas tan enfermas que precisen hospitalización. El aciclovir por vía tópica no ha resultado tan eficaz como el preparado oral, y su uso ha decaído. La vidarabina es útil en las infecciones neonatales. Quizá, los nuevos fármacos, como el foscarnet, resulten más eficaces que el aciclovir conforme aumente la resistencia a este último.