Infección del tracto urinario complicada: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Desde el punto de vista clínico, una ITU complicada se puede presentar igual que la no complicada. La infección complicada ocurre en un tracto urinario con trastornos funcionales, metabólicos o anatómicos que predisponen a los procesos infecciosos más graves, incluyendo la participación de gérmenes resistentes.

Los patógenos típicos de las infecciones del tracto urinario complicadas comprenden E. coli, especies Proteus, especies Klebsiella, especies Pseudomonas, especies Serratia, enterococos y estafilococos. El tratamiento ambulatorio es razonable para los cuadros leves y moderados sin náuseas ni vómitos. Los mejores antibióticos orales para administración durante 10 a 14 días son norfloxacino, ciprofloxacino, ofloxacino, lomefloxacino o enoxacino. También se pueden emplear TMP-SMX, amoxicilina o cefpodoxima proxetilo. Para los cuadros graves y la posible sepsis de origen urológico son necesarios la hospitalización y el tratamiento parenteral con ampicilina y gentamicina, ciprofloxacino, ofloxacino, ceftriaxona, aztreonam, ticarcilina-clavulanato, piperacilina-tazobactam o imipenem-cilastatín hasta que ceda la fiebre y después TMP-SMX, norfloxacino, ciproflo-xacino, ofloxacino, lomefloxacino o enoxacino por vía oral hasta un total de 14 a 21 días.16