Histoplasmosis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La histoplasmosis está causada por un hongo que habita en el suelo húmedo de todas las zonas templadas del mundo (en EE.UU., especialmente en los valles de los ríos Ohio y Mississippi). El crecimiento del hongo aumenta con los excrementos de las aves. Los seres humanos inhalan fragmentos de los micelios, que pasan después a la fase de levadura en el pulmón, seguida de la diseminación a los ganglios linfáticos regionales. se puede diseminar hacia otros órganos, como el bazo, y posteriormente se observan calcificaciones en las radiografías, con un patrón concéntrico o de diana característico.

Síntomas

La infección primaria generalmente es asintomática. Pueden aparecer síntomas parecidos a los del resfriado (fiebre, malestar, tos) si se produce una gran inoculación de esporas. A veces ocurre hipoxia y se visualizan infiltrados pulmonares en la radiografía de tórax. Los síntomas suelen durar desde unos días a varias semanas. En ocasiones, aparecen síndromes reumatológicos (artralgia, eritema nudoso) que simulan una sarcoidosis. A veces se observa una histoplasmosis cavitaria crónica, sobre todo en varones de edad mediana con EPOC u otras anomalías anatómicas del pulmón.

La histoplasmosis diseminada indica casi siempre un defecto del sistema inmunitario (en general causado por el VIH). Son comunes la fiebre, la pérdida de peso, la anemia, la hepatosplenomegalia y las úlceras digestivas, pero no las manifestaciones pulmonares.

Diagnóstico

La conversión de la prueba cutánea en la histoplasmosis primaria tiene lugar 2-3 semanas después de la inhalación y permanece positiva durante años. La utilidad de la prueba cutánea para el diagnóstico de la enfermedad aguda es reducida, sobre todo en las zonas endémicas. El método más idóneo para establecer el diagnóstico definitivo en la histoplasmosis cavitaria crónica o diseminada es la tinción o cultivo del esputo o de una muestra hística. Se han utilizado las pruebas de fijación del complemento (FC) para el diagnóstico, pero el número de falsos positivos y falsos negativos es bastante alto. Conviene recordar que los títulos de FC aumentan en respuesta al antígeno de la prueba cutánea.

En la enfermedad primaria las radiografías de tórax muestran con frecuencia una neumonía lobular inferior, bilateral e intersticial, adenopatía hiliar y raras veces un pequeño derrame pleural. Pueden quedar residuos nodulares semejantes a una neoplasia metastásica o calcificaciones en forma de “perdigones”.

Tratamiento

Habitualmente un paciente normal no necesita tratamien-to23 mientras que el paciente con histoplasmosis crónica diseminada con amenaza para la vida requiere dosis elevadas de anfotericina por vía intravenosa, administradas durante 8-12 semanas. El fármaco de elección en los enfermos menos graves, como aquellos con histoplasmosis diseminada progresiva o SIDA (con necesidad de terapia supresora crónica) es el itraconazol.24