Hirsutismo y virilización: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El crecimiento del vello preocupa a muchas mujeres. El médico debe diferenciar la hipertricosis del hirsutismo y la vi-rilización; el primero no depende de la acción de los an-drógenos, pero sí los dos últimos.15 La hipertricosis es un aumento generalizado de la densidad del pelo terminal. A menudo es familiar, aunque también puede estar causado por fármacos (p. ej., fenitoína, minoxidil). El hirsutismo es un crecimiento excesivo del pelo dependiente de los andró-genos (cara, axilas, tórax, región suprapúbica) y a veces se asocia a acné. Este crecimiento del pelo está influido por la relación entre estrógenos y andrógenos y, por lo tanto, a veces el hirsutismo es fisiológico (menopausia, obesidad). Un aumento de la sensibilidad de las unidades pilosebáceas a los andrógenos es responsable de algunas formas de hirsu-tismo idiopático. El término virilización hace referencia a un proceso de masculinización de una mujer dependiente de los andrógenos. Se caracteriza por clitoromegalia, voz grave, aumento de la masa muscular, aumento de la libido, calvicie temporal e hirsutismo. Cuando se acompaña de desfeminización (disminución del tamaño de las mamas y atrofia vaginal), siempre es patológica.

Diagnóstico

En las mujeres con hirsutismo y virilización debe descartarse un hiperandrogenismo. El origen de los andrógenos puede ser exógeno (esteroides anabolizantes) o endógeno a partir de las glándulas suprarrenales (tumor, síndrome adrenogenital) o de los ovarios (enfermedad poliquística del ovario). Las neoplasias de las glándulas suprarrenales, los ovarios y de otras localizaciones pueden secretar andró-genos o gonadotropinas. Las pruebas iniciales que hay que realizar son la ecografía de la pelvis y algunas determinaciones en suero: cortisol a primera hora de

la mañana (para descartar el síndrome de Cushing), tes-tosterona y sulfato de dehidroepiandrosterona (S-DHEA). En las mujeres con hirsutismo es poco probable la existencia de un tumor suprarrenal, si la paciente presenta unas concentraciones séricas basales normales de testosterona y de S-DHEA.16 Una ligera elevación de los andrógenos séricos que desaparece pronto tras administrar dexametasona (0,5 mg cada 6 h durante 48 h) es muy sugestiva de hirsu-tismo idiopático o de ovarios poliquísticos, mientras que la supresión de unos valores séricos moderadamente elevados de 17-hidroxiprogesterona y testosterona es diagnóstica de hiperplasia congénita de las glándulas suprarrenales.

Tratamiento

El tratamiento es el del trastorno subyacente. El hirsutismo idiopático es un problema más bien estético que puede tratarse mediante afeitado, arrancamiento o ceras depilado-ras. Los depilatorios químicos tienden a utilizarse poco a causa de su olor y porque irritan la piel. La electrólisis ofrece una solución permanente y de bajo riesgo, pero es cara. En algunos pacientes seleccionados pueden probarse los inhibidores hipofisarios o los antiandrógenos.