Ganglión: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El ganglión, un quiste benigno frecuente, puede proceder de la cápsula articular o de la vaina sinovial de un tendón. Quizá conserve su conexión con la vaina sinovial o la articulación, en cuyo caso puede variar de tamaño. La mayoría de los gangliones se forman en las regiones dorsal o volar de la muñeca. Pueden aparecer a cualquier edad, pero

resultan más frecuentes entre los 20 y los 40 años y en las mujeres.25 Estos tumores pueden ser obvios u ocultos. En el segundo caso, el paciente se queja de dolor sordo e hipersensibilidad, pero la palpación no muestra una masa.26 El quiste puede ponerse de manifiesto al causar neuropatía por compresión o síndrome de compartimento. La posibilidad de un ganglión debe tenerse en cuenta en los casos de dolor de muñeca sin etiología clara. La RM y la ecografía pueden ser útiles en la valoración de la anatomía de la muñeca cuando se sospecha un quiste oculto.

Por lo que se refiere a los quistes obvios, el comienzo suele ser insidioso, aunque algunos pacientes cuentan una historia de comienzo agudo relacionado con el empleo de la articulación o con un traumatismo. Los pacientes pueden notar debilidad o disminución del arco de movilidad de la muñeca o los dedos. No es rara la irradiación del dolor hacia el antebrazo. La exploración revela un quiste firme, habitualmente no doloroso, que parece similar a una canica pequeña bajo la piel. La historia característica y la exploración física suelen ser suficientes para establecer el diagnóstico, que puede confirmarse mediante aspiración de fluido gelatinoso. Suele ser necesario el empleo de una aguja de calibre grande, dada la naturaleza viscosa del fluido. Puede tener utilidad la instilación de esteroides en el quiste. Si la lesión produce síntomas o resulta antiestética, el tratamiento de elección es la eliminación quirúrgica. Al aconsejar a los pacientes o evaluar la efectividad del tratamiento se debe tener en cuenta que aproximadamente la mitad de estos quistes desaparecen sin terapia26 y que las recidivas son frecuentes con independencia del tratamiento empleado.