Fibroadenoma: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El fibroadenoma es el tumor mamario benigno más común. Se encuentra en mujeres jóvenes, de modo habitual durante los 20 primeros años después del comienzo de la pubertad. Es más frecuente y aparece a edades más tempranas en las mujeres de raza negra que en las blancas. Pueden aparecer múltiples lesiones con crecimiento rápido. Las mujeres mayores presentan de forma característica una sola lesión que crece con mayor lentitud. Es frecuente que los fibroadenomas se calcifiquen y pueden involucio-nar después de la menopausia. En ocasiones aparecen después de la menopausia cuando se administran estrógenos. Los fibroadenomas contienen elementos fibrosos y epiteliales. Tienden a crecer hacia el final del ciclo menstrual y durante el embarazo.

La historia típica es de una masa indolora lisa de consistencia elástica, descubierta generalmente por la propia paciente. La exploración física revela una pequeña masa bien circunscrita de consistencia elástica, movible, no dolorosa y de 1a 5 cm de tamaño, por lo general en el cuadrante superior. Se debe intentar la aspiración de la masa. La biopsia con aguja fina puede proporcionar el diagnóstico. La mamografía no suele ser útil, sobre todo en las pacientes jóvenes. Los fibroadenomas no son lesiones cancerosas ni premalignas, pero pueden requerir biopsia mediante escisión para confirmar el diagnóstico. La biopsia con escisión proporciona tanto el diagnóstico como el tratamiento curativo.4

El cistosarcoma filoides es un tipo de fibroadenoma con crecimiento rápido y tendencia a la recidiva si no se extirpa por completo. Tiene carácter maligno en el 10 % de los casos y tanto el tipo benigno como el maligno pueden producir metástasis. Quizá sea necesaria una mastectomía simple para conseguir la eliminación completa, debido al enorme tamaño de la lesión.