Eritrasma y otras enfermedades producidas por Corynebacterium y Propionibacterium: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El eritrasma es una infección cutánea superficial, a menudo asintomática, que confiere un color pardusco a la piel, casi siempre de la región genital (fig. 116.1). Esta infección, que se confunde con la tiña crural, afecta también las axilas y los pliegues intertriginosos, especialmente en las personas obesas. Es más frecuente en los varones. Las personas que la padecen por lo general observan sólo el cambio de color de la piel, razón por la que acuden al médico. La exploración con luz de Wood puede ser muy útil, ya que con dicha luz la zona infectada adquiere una coloración rosa coral. El agente etiológico de la infección es la Corynebacterium minutissimum, una bacteria productora de porfirinas; la producción de porfirinas explica la fluorescencia bajo iluminación con luz de Wood.2 El tratamiento eficaz se basa por lo general en la aplicación de cremas de imidazoles (econazol y otros) o eritromicina tópica. La respuesta a la crema de imidazol mitiga la importancia de la posible confusión de esta infección bacteriana y la tiña crural. El tratamiento con eritromicina durante 7 días es también eficaz, pero no necesariamente más que el tratamiento tópico.2,3

La tricomicosis axilar afecta la región axilar de personas con hiperhidrosis o higiene escasa; la infección es la causante de un olor desagradable, rancio. Por otra parte, la persona afectada puede observar un engrosamiento llamativo del vello axilar. El análisis del vello revela el recubrimiento del pelo con unos depósitos negros, blancoamari-llentos o rojos, que se adhieren firmemente al pelo. Estos depósitos son el resultado de una colonización masiva por Corynebacterium tenuis.2 Las medidas para mejorar la hi-

giene corporal, junto con los jabones antisépticos, hacen que la enfermedad evolucione favorablemente y previenen su recidiva. En algunas ocasiones está justificada la aplicación de una crema tópica de imidazol o de eritro-micina.

La queratólisis puntiforme, un trastorno que produce sensación quemante dolorosa en las superficies que soportan peso, afecta por lo general los pies de las personas expuestas a climas cálidos y húmedos y que utilizan un calzado oclusivo. Por tal motivo resulta más frecuente entre soldados y trabajadores que calzan botas. También la padecen con frecuencia los atletas de fondo y otros deportistas. La exploración del paciente sintomático revela dolor a la más mínima presión sobre las zonas afectadas de las plantas, es decir, de la superficie del pie que soporta el peso del cuerpo. Se observan lesiones puntiformes deprimidas en la capa queratinizada de las regiones callosas, y el aspecto general de las zonas infectadas es blanquecino y macerado. Existe hiperhidrosis y mal olor. Entre los agentes responsables de esta enfermedad están el Corynebacterium y el Der-matophilus congolensis.2 El tratamiento tópico con agentes antimicrobianos, como la eritromicina suele ser eficaz, siempre que se complemente al menos con un lavado diario de los pies con jabón o detergentes ácidos.