Eritema infeccioso: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El eritema infeccioso, aparece esporádicamente en grupos sociales compactos. Pueden pasar años desde que un médico de familia atiende varios casos hasta que aparecen de nuevo otros en muy poco tiempo. La enfermedad está producida por el parvovirus B19 y suele aparecer de repente, sin pródromos. La enfermedad se inicia a los 6-14 días de la exposición. El exantema comienza en la cara, con una distribución y aspecto característicos de “cara abofeteada”. Al inicio de la enfermedad se observa un color rojo brillante en ambas mejillas. No se detectan adenopatías. El exantema facial desaparece al cabo de un período que oscila desde varias horas a 48 horas, para ser sustituido por lesiones maculares anulares, a modo de encaje, de 1 a 2 cm de diámetro aproximadamente, entrelazadas entre sí. Esta segunda fase de la enfermedad puede durar hasta una semana, para desvanecerse después sin dejar secuelas. Los recuentos sanguíneos obtenidos durante la enfermedad muestran leucopenia, linfopenia y disminución del número de reticulocitos y de plaquetas. Por lo general no está justificado ningún tratamiento. La infección puede suponer un riesgo significativo para las mujeres embarazadas cuyo feto puede sufrir una hidropesía fetal o un aborto espontáneo.21 Por tal motivo, la mujer embarazada infectada debe ser evaluada cuidadosamente y aconsejada de manera adecuada en cuanto al efecto potencial que la enfermedad pueda tener sobre el feto.