Erisipela: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La erisipela es una enfermedad aguda frecuente, caracterizada por una lesión enrojecida, dolorosa, tumefacta, progresiva e irregular con bordes bien definidos en la zona infectada (fig. 116.3). Afecta a todos los grupos de edad, aunque es algo más frecuente durante la infancia. Por lo general existe fiebre y también una afectación linfática llamativa. También es frecuente la leucocitosis. La sepsis, aunque en la actualidad es infrecuente, es más probable en niños, ancianos, pacientes diabéticos e inmunodeprimidos. Los cultivos de la lesión rara vez son positivos. Este trastorno se debe casi siempre a estreptococos del grupo A, aunque los estreptococos del grupo G y el S. aureus pueden causar en contadas ocasiones un cuadro similar.11 Como tal, el tratamiento se basa por lo general en penicilina o eri-tromicina por vía oral, aunque es preciso tomar precauciones extraordinarias cuando está afectada la cara, ya que se puede producir una trombosis del seno cavernoso.9