Derrame pleural: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El derrame pleural se define como la acumulación de líquido en el espacio pleural que aparece como consecuencia de la disparidad entre la formación y la reabsorción del líquido. No es una enfermedad, pero puede ser el resultado de más de 50 procesos morbosos. Seis enfermedades -insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), cirrosis con ascitis, infecciones pleuropulmonares, procesos malignos, embolia pulmonar y pancreatitis- son las responsables de más del 90 % de los casos. La anamnesis, los hallazgos físicos y la toracocentesis para tomar muestras y analizar el líquido pleural ayudan al médico a establecer la etiología en aproximadamente el 75 % de los casos.35-37

Los pacientes con derrames pleurales pueden estar asintomáticos, aunque algunos manifiestan dolor torácico pleurítico, disnea, tos y fiebre. La exploración física del tórax revela disminución del murmullo vesicular y del frémito palpable, matidez a la percusión y un ruido de roce pleural.

La radiografía de tórax suele confirmar la presencia de un derrame con borramiento del seno diafragmático y cos-tofrénico en el hemitórax afectado. Las proyecciones en decúbito lateral y la ecografía detectan pequeños derrames que a menudo no aparecen en la placa torácica en bipe-destación.33,38

En cuanto se confirme el derrame pleural se debe buscar la etiología. El líquido pleural obtenido mediante tora-cocentesis se puede analizar para determinar su causa. El líquido se clasifica entonces como trasudado o exudado después del análisis de varias pruebas de laboratorio sencillas, descritas en la tabla 86.3. Existen otras pruebas del líquido pleural que ayudan a establecer el diagnóstico, como son: citología, glucosa, tinción de Gram, cultivos de bacterias y hongos, tinción de bacilos acidoalcoholresisten-tes (BAR), amilasa, factor reumatoide y estudio de los lípi-dos; sin embargo, estas pruebas se solicitan según la naturaleza del líquido y las manifestaciones clínicas.37,39 Se debe señalar que la tuberculosis pleural puede diagnosticarse

utilizando la adenosina desaminasa (ADA) como marcador del líquido pleural.36

Las causas principales de trasudado son ICC (la más frecuente), cirrosis, síndrome nefrótico e hipoalbumine-mia. Los grupos que con mayor frecuencia causan derrames exudativos son: la infección (casi siempre neumonía bacteriana y tuberculosis), la embolia pulmonar, las neoplasias, las colagenosis vasculares, la pancreatitis y otras afecciones intraabdominales.3,26,27 Numerosos especialistas han señalado que un trasudado pleural no requiere evaluación posterior.37,39

El tratamiento de un derrame pleural debe dirigirse al proceso morboso subyacente. La antibioticoterapia adecuada suele curar el derrame pleural paraneumónico, pero algunos derrames exigen un drenaje torácico. La pleurode-sis se utiliza para el tratamiento de los derrames malignos recidivantes que no responden al tratamiento médico in-tensivo.36

Muchos derrames pleurales reflejan un trastorno crónico, lo que requiere la educación de la familia y el apoyo del médico. La atención en un centro de cuidados paliativos puede ser beneficiosa para el paciente terminal y su familia. Algunas enfermedades contagiosas, como la tuberculosis, obligan al médico de familia a examinar y tratar a los miembros de la familia.