Crecimiento y cambios somáticos de la adolescencia

Los principales cambios fisiológicos de la adolescencia son el crecimiento físico y la maduración sexual. Es importante que el médico de familia sepa llevar a cabo la valoración del desarrollo puberal. En las tablas 22.1 y 22.2 y en las figuras 22.1 y 22.2 se muestra la clásica clasificación de Tanner sobre el desarrollo físico. Aunque tanto los chicos como las chicas llegan al final de la pubertad más o menos a la misma edad, en las mujeres la transición preadolescente del estadio 1 al estadio 2 se produce aproximadamente un año antes que en los varones. En las jóvenes, la duración aproximada de la pubertad es de 4 años y comienza por término medio a los 10,8 años. En los chicos, la pubertad dura alrededor de 3 años y se inicia a la edad media de

11,8 años. En las mujeres los brotes de crecimiento suelen ocurrir en un estadio anterior del desarrollo, lo que explica las distintas estaturas que presentan chicos y chicas al comienzo de la adolescencia.

Al inicio de la pubertad se produce un aumento de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), la hormona foliculostimulante (FSH), la hormona luteinizante (LH) y las hormonas sexuales. En las mujeres, las gona-dotropinas producen el desarrollo de los ovarios, la producción de estrógenos y después los rasgos sexuales secundarios. En ellas el brote principal de crecimiento tiene lugar entre los 11 y los 13 años, sobre todo a expensas del crecimiento de la columna vertebral.6 El incremento de las concentraciones de estrógenos ocasiona el cierre de las epífisis y el cese del crecimiento al final de la adolescencia. La estatura final de las mujeres tiende a ser más baja que la de los varones debido a este inicio más precoz de la maduración sexual y el cierre de las epífisis. En las mujeres el aumento de peso es debido casi siempre a un incremento del tejido adiposo. El crecimiento del vello axilar y el aumento de tamaño de las glándulas sudoríparas aparece unos 2 años después de iniciarse la pubertad y depende de los andrógenos. La menarquia suele aparecer después del desarrollo completo de las mamas y

el vello pubiano y tras el brote de crecimiento (estadio 4 de Tanner).

En los chicos la LH produce un aumento del tamaño de los testículos y el desarrollo en éstos de las células de Leydig, que producen testosterona y después los rasgos sexuales secundarios. La FSH estimula el desarrollo de los túbulos seminíferos testiculares, lo que ocasiona la espermatogénesis y la fertilidad durante la fase media o final de la adolescencia. En los varones el primer signo de maduración sexual es el aumento de tamaño de los testículos (estadio 2 de Tanner).6 El pene también comienza a aumentar de tamaño y tanto éste como los testículos alcanzan su tamaño definitivo en un período de entre 2 y 4 años. El vello pubiano aparece durante el estadio 2 de Tanner y se extiende hacia la parte interna de los muslos en el estadio 5. El vello facial suele aparecer sobre el labio superior después del estadio 3 de Tanner.

Las molestias mamarias temporales y la telarquia (desarrollo de las papilas mamarias) es un proceso transitorio frecuente que aparece en el 40 % de los jóvenes y que puede persistir aproximadamente 1,5 años. Aunque es probable que la telarquia esté causada por una estimulación de los estrógenos, no hay evidencias de que existan diferencias hormonales entre los varones que la presentan y los que no. Es más a menudo bilateral que unilateral y se observa en jóvenes delgados y obesos. A todos ellos hay que tranquilizarlos en lo referente a este problema benigno que se resuelve de manera espontánea.

En los varones el brote de crecimiento se produce entre los estadios 3 y 4 de Tanner. Durante el estadio 3 presentan emisión de esperma (la primera eyaculación), a una edad media de 13 años. La fertilidad propia del adulto aparece en el estadio 4 de Tanner. El crecimiento del vello axi-

lar y el aumento de tamaño de las glándulas sudoríparas suelen aparecer a los 2 años de iniciarse la pubertad.