Consumo de tabaco en los adolescentes: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

El consumo de tabaco es un riesgo importante para la salud de los adolescentes, ya que es en este estadio cuando puede comenzar una adicción que continuará hasta la vida adulta. Se ha estimado que el tabaquismo mata cada año a más norteamericanos que todas las muertes debidas a consumo de alcohol, cocaína, crack y heroína junto con las muerte por homicidio, suicidio, accidentes con vehículos de motor, muertes por armas de fuego y SIDA. A pesar de las leyes que prohíben a los menores comprar tabaco, el 85 % de los fumadores actuales empiezan a fumar antes de los 21 años.

El National Cancer Institute y la American Academy of Pediatrics publicaron un informe sobre las intervenciones clínicas para prevenir el consumo de tabaco en los niños y adolescentes.25 Se ha demostrado que la consulta del médico es un lugar eficaz para realizar una intervención antitabaco. Se estima que aproximadamente el 10 % de los pacientes dejan de fumar siguiendo el consejo de su médico. Esta tasa podría incluso ser mayor si el médico participase de manera continuada realizando consejos antitabaco. Tiene igual importancia el papel activo del médico en los esfuerzos de la comunidad orientados a disminuir el consumo de tabaco. Un esfuerzo sanitario innovador en este sentido es el del llamado “Los médicos deben curar” (Doctors Ought to Care, DOC),26 una colaboración entre personal sanitario y profesionales de los medios de comunicación que promueven la salud oponiéndose a la publicidad engañosa del tabaco y el alcohol. Esta organización desempeña un papel activo en la elaboración de líneas de conducta sobre control e información antitabaco y también favorece las colaboraciones entre distintas organizaciones sanitarias. Otras organizaciones que también tienen programas antitabaco son: American Cancer Society, American Health Foundation, American Heart Association, American Lung Association y March of Dimes Birth Defects Foundation.

La clave para ayudar a los adolescentes es la prevención y la intervención precoz. Es importante animar a los padres y a los hermanos a no fumar para que sirvan de ejemplo al adolescente. La eliminación del consumo de tabaco requiere una estrategia exhaustiva que debe incluir intervenciones de los profesionales sanitarios, cambios políticos, restricciones de la publicidad, amplios programas antitabaco escolares, actividades comunitarias y abordajes legales.27