Condilomas acuminados anales y carcinoma anal: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Los condilomas anales están causados por el papilomavi-rus humano (PVH), habitualmente por los tipos 6 y 11.27

Las verrugas anales son frecuentes sobre todo en los varones jóvenes, en especial en quienes practican el coito anal.26 Las mujeres con verrugas anales presentan también a menudo verrugas en el cuello uterino y los labios vaginales. Pueden predisponer a la infección por el PVH el tabaquismo y los trastornos del sistema inmunológico [malnutri-ción, infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), alergias graves].

Las verrugas anales con frecuencia son múltiples y se extienden desde la piel del ano hacia el interior del conducto anal. La mayoría de los pacientes presentan sólo síntomas leves, como irritación, piel macerada y, a veces, hemorragias al defecar. La degeneración maligna de los tejidos subyacentes es probable sobre todo en los pacientes con infección por el VIH.28

El objetivo del tratamiento no es erradicar la infección por el PVH, sino mejorar los síntomas y signos.26 Existen múltiples tratamientos para los condilomas anogenita-les.26,27 Uno de ellos es la aplicación tópica de podofilina y ácido dicloroacético, aunque este método puede producir un alto grado de irritación cutánea local. La crioterapia también es un tratamiento eficaz para destruir estas lesiones, pero presenta el inconveniente de ser doloroso cuando se aplica en los tejidos perianales. Para la extirpación de los condilomas son útiles las técnicas de destrucción y la escisión electroquirúrgicas. El humo producido en la electro-cirugía es capaz de vehicular las partículas del PVH, por lo que debe utilizarse un extractor de humos adecuado para proteger tanto al paciente como a los profesionales sanitarios. La aplicación tópica de una crema de 5-fluorouracilo (5-FU) también es útil para eliminar de manera gradual las verrugas perianales. Al principio la crema se aplica dos veces por semana, pero para mejorar la respuesta al tratamiento puede aumentarse la frecuencia de las aplicaciones (hasta una vez al día). Hay que avisar a los pacientes acerca de los posibles efectos secundarios locales que esta crema produce en la piel vecina.27

Carcinoma anal

En la región anal pueden aparecer cinco tipos de neoplasias epiteliales malignas. Las más frecuentes son los adenocarcinomas, que en su mayor parte proceden de un tumor rectal situado más arriba.17 Del 2 % al 6 % de todos los cánceres anales son carcinomas de células escamosas.17 Cuando éstos afectan el conducto anal y la histología demuestra su agresividad, se tratan mediante radioterapia, quimioterapia y resección abdominopelviana.17 En cambio, son mucho menos frecuentes los melanomas malignos, los carcinomas de células basales y los adenocarcinomas primarios del conducto anal.

Bibliografía

1. Pemberton JH. Anatomy and physiology of the anus and rectum. In: Zuidema GD, editor. Shackelford’s surgery of the alimentary tract. 3rd. ed. Philadelphia: Saunders, 1991: 242-74.

2. Leibach JR, Cerda JJ. Hemorrhoids: modern treatment methods. Hosp Med 1991; 27: 53-68.

3. Dennison AR, Wherry DC, Morris DL. Hemorrhoids: nonoperative management. Surg Clin North Am 1988; 68: 1401-9.

4. Smith LE. Anal hemorrhoids. Neth J Med 1990; 37: S22-32.

5. Schussman LC, Lutz LJ. Outpatient management of hemorrhoids. Prim Care 1986; 13: 527-41.

6. Medich DS, Fazio VW. Hemorrhoids, anal fissure, and carcinoma of the colon, rectum, and anus during pregnancy. Surg Clin North Am 1995; 75: 77-88.

7. Thomson WHT. The nature of haemorrhoids. Br J Surg 1975; 62: 542-52.

8. Stahl TJ. Office management of common anorectal problems. Postgrad Med 1992; 92: 141-51.

9. Zuber TJ. Anorectal disease and hemorrhoids. In: Taylor RB, editor. Manual of family practice. Boston: Little, Brown, 1997: 381-4.

10. Ferguson EF. Alternatives in the treatment of hemorrhoidal disease. South Med J 1988; 81: 606-10.

11. Russel TR, Donohue JH. Hemorrhoidal banding: a warning. Dis Colon Rectum 1985; 28: 291-3.

12. Senagore A, Mazier WP, Luchtefeld MA, MacKeigan JM, Wengert T. Treatment of advanced hemorrhoidal disease: a prospective, randomized comparison of cold scalpel vs. contact ND: YAG laser. Dis Colon Rectum 1993; 36: 1042-9.

13. Friend WG. External hemorrhoids. Med Times 1988; 116:108-9.

14. Buls JG. Excision of thrombosed external hemorrhoids. Hosp Med 1994; 30: 39-42.

15. Grosz CR. A surgical treatment of thrombosed external hemorrhoids. Dis Colon Rectum 1990; 33: 249-50.

16. Mazier WP. Hemorrhoids, fissures, and pruritus ani. Surg Clin North Am 1994; 74:1277-92.

17. Goligher J, Duthie H, Nixon H. Surgery of the anus rectum and colon. 5th ed. London: Bailliere, 1984.

18. Gorfine SR. Treatment of benign anal disease with topical nitroglycerin. Dis Colon Rectum 1995; 38: 453-7.

19. Bassford T. Treatment of common anorectal disorders. Am Fam Physician 1992; 45:1787-94.

20. Toglia MR. Anal incontinence: an underrecognized, undertreated problem. Female Patient 1996; 21: 17-30.

21. Knight AL. Fecal impaction. In: Rakel RE, editor. Saunders manual of medical practice. Philadelphia: Saunders, 1996: 259-60.

22. Abcarian H. Prolapse and procidentia. In: Zuidema GD, editor. Shackelford’s surgery of the alimentary tract. 3rd ed. Philadelphia: Saunders, 1991: 331-48.

23. Dailey TH. Pruritus ani. In: Zuidema GD, editor. Shackelford’s surgery of the alimentary tract. 3rd ed. Philadelphia: Saunders, 1991: 281-5.

24. Zellis S, Pincus SH. Pruritus ani and vulvae. In: Rakel RE, editor. Conn’s current therapy 1996. Philadelphia: Saunders, 1996:815-16.

25. Aucoin EJ. Pruritus ani: practical therapy for persistent itching. Postgrad Med 1987; 82: 76-80.

26. Centers for Disease Control and Prevention. 1993 Sexually transmitted diseases treatment guidelines. MMWR 1993; 42(No. RR-14): 1-102.

27. Bonnez W, Reichman RC. Papillomaviruses. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, editors. Mandell, Douglas and Bennett’s principles and practices of infectious diseases. 4th ed. New York: Churchill Livingstone, 1995:1387-1400.

28. Palefsky JM. Anal cancer and its precursors: an HIV-related disease. Hosp Physician 1993; (Jan): 35-42.