Complejo Mycobacterium avium: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La enfermedad por el complejo Mycobacterium avium in-tracelulare (MAC) aparece como una infección de fase tardía en el 20-50 % de los pacientes con SIDA. El microorganismo habita en el suelo y en el agua; el contagio probablemente no ocurre de una persona a otra. Antes de la aparición del sIDA, la enfermedad por el MAC era poco frecuente y aparecía sobre todo en los pacientes ancianos, con EPOC o tuberculosis previa.

Los síntomas de la infección en los enfermos con sIDA son inespecíficos: fiebre, anorexia, pérdida de peso, fatiga intensa, diarrea y dolor abdominal. Los síntomas pulmonares ocurren rara vez. Los hemocultivos son habitualmente positivos. El microorganismo puede estar presente también en el esputo, heces y muestras de biopsia tisular. Cuando se identifica en un frotis de esputo, se debe iniciar el tratamiento de la TB activa hasta que se conozcan los resultados del cultivo. El tratamiento del MAC reduce los síntomas y quizá prolonga la supervivencia. Dada su resistencia se utilizan múltiples fármacos. se desconoce la pauta óptima, pero se recomienda la claritromicina (500 mg 2 veces al día), el etambutol (15 mg/kg) y la rifabutina en dosis bajas (300 mg cada día).30 También se ignora la utilidad de la quimioprofilaxis. Los datos actuales sugieren que la claritromicina, en dos tomas diarias, contribuye a prevenir la enfermedad por MAC en los sujetos con un recuento CD4 inferior a 50.