Cálculos: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La sialolitiasis o formación de cálculos salivales (sialolitos) suele observarse en los conductos de las glándulas submandibular y parotídea. Los primeros síntomas característicos consisten en dolor y tumefacción, que suelen agudizarse con las comidas, porque aumenta el flujo de saliva. El taponamiento casi nunca es completo y, por eso, los síntomas a menudo son intermitentes. En general el diagnóstico se establece por la inspección (asimetría), palpación de la glándula, expresión de la glándula mientras se vigila el flujo de saliva, palpación de nódulos duros en el conducto y mediante una radiografía. Los cálculos que producen obstrucción pueden facilitar una supuración que obliga al tratamiento antibiótico. La sialolitiasis, una vez diagnosticada, debe tratarse quirúrgicamente.17