Bursitis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Las zonas con bolsas que originan con mayor frecuencia dolor en la extremidad inferior corresponden a las bolsas isquioglútea, del trocánter mayor, de la “pata de ganso”, colateral medial, prerrotuliana, poplítea y retrocalcánea. En los casos típicos aparece tumefacción dolorosa y las molestias aumentan con la actividad. El comienzo puede ser insidioso en caso de uso excesivo, o agudo en caso de traumatismo. Es esencial descartar otros trastornos más serios de las estructuras subyacentes antes de iniciar una pauta de tratamiento.25 El tratamiento se basa en: protección, reposo relativo, Melo, compresión, elevación, medicación y otras modalidades (p. ej., ultrasonidos, estimulación eléctrica con alto voltaje) (PRHCEMO). Los corticoides inyectables son eficaces pero se deben tener en cuenta las posibles complicaciones, como la atrofia grasa subcutánea, despigmentación cutánea, infección, rotura tendinosa, hiperglucemia y agudización esteroidea de los síntomas. Se debe recordar que la bursitis piriforme puede causar neuropatía ciática.

La bursitis trocantérea se localiza sobre el trocánter mayor y el alivio del dolor tras la inyección de anestésicos y esteroides confirma el diagnóstico. La tendinitis aquilea consiste en inflamación en el tendón de Aquiles. Puede deberse a roce del talón contra el calzado, entrenamiento excesivo, pronación excesiva o tensión crónica de los tendones del talón. La exploración descubre hipersensibilidad, hinchazón variable, molestias con el movimiento y quizá crepitación a lo largo de la parte distal del tendón. El tratamiento se basa en eliminar la causa mediante el uso temporal de un alza de talón, hielo, fármacos antiinflamatorios no es-teroideos (AINE) y fonoforesis (empleo de ondas ultrasónicas para dirigir la medicación antiinflamatoria hacia la zona de lesión). La bursitis retrocalcánea es claramente distinta, ya que la zona de inflamación se localiza delante del tendón de Aquiles al nivel de su inserción en el calcáneo. En los casos típicos el cuadro se debe a fricción crónica por el calzado y es necesario modificarlo. El tratamiento adicional resulta similar al empleado para la tendinitis.

El diagnóstico clínico de bursitis de la “pata de ganso” se basa en la presencia de hipersensibilidad sobre la inserción de los tendones en la región medial de la tibia (recto interno, sartorio, aponeurosis del semitendinoso) junto con hinchazón. En los casos dudosos se debe llevar a cabo una RM para descartar otros trastornos internos de la rodilla. La Rm muestra en los casos típicos fluido debajo de los tendones de la “pata de ganso”, en la cara medial de la tibia cerca de la línea articular.26