Bronquiolitis: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Síntomas

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria vírica aguda que suele aparecer en niños menores de 2 años. La presentación clínica típica es la de un niño con una infección del tracto respiratorio superior asociada a una tos que empeora progresivamente hasta aparecer ta-quipnea. Las respiraciones son cada vez más rápidas y menos profundas, con aumento de la fase espiratoria. Puesto que los lactantes no respiran bien, también son incapaces de succionar o beber y pueden deshidratarse.

Diagnóstico

En la exploración se encuentran signos como tiraje intercostal y aleteo nasal, lo que sugiere la presencia de una neumonía. Sin embargo, la radiografía de tórax demuestra hiperinsuflación, pero no infiltrados. También suelen auscultarse algunos roncus y ruidos respiratorios anormales, pero no sibilancias, que son típicas del asma. Los estertores y la matidez a la percusión sugieren la coexistencia de una neumonía.

La bronquiolitis está causada sobre todo por el VSR y suele aparecer en invierno y primavera. Al principio del invierno también pueden causarla los virus parainfluenza, sobre todo los tipos 1 y 2. Los casos más graves de bron-quiolitis suelen ser los debidos a los virus de la gripe, en especial el tipo A. El virus causal puede identificarse mediante cultivo de las secreciones nasofaríngeas o con las

pruebas antigénicas rápidas para el VSR y el virus de la gripe de tipo A.

Tratamiento

El tratamiento de la bronquiolitis depende de la evolución de los síntomas y signos del paciente. En ocasiones resulta necesario hospitalizar al niño para corregir la hipoxemia o la deshidratación. Si existe fiebre alta, debe descartarse la neumonía. Los casos de pacientes que aparecen con episodios de bronquiolitis recurrente quizá se trate de asma, aunque el niño sea menor de un año.

El tratamiento ambulatorio suele ser sintomático y debe prestarse especial atención al estado de hidratación del niño. Si hay que hospitalizarlo por la hipoxemia o la deshidratación, el tratamiento se centrará en la oxigenación, los nebulizadores y la limpieza mecánica de las vías respiratorias.

Complicaciones y secuelas

La complicación más grave de la bronquiolitis es la insuficiencia respiratoria que requiere ventilación asistida. El mejor tratamiento es la oxigenación y la ventilación con presión positiva continua. En cambio, los antibióticos y los corticoides son de dudosa eficacia, incluso en los casos de bronquiolitis muy grave. Si el responsable de la bronquiolitis es el VSR, es útil la administración de ribavirina en forma de aerosol continuo. Para ello, se coloca al paciente en una pequeña tienda y se administra el aerosol de ribavirina (6 g en 300 ml de agua) durante 16-20 horas al día y un tiempo mínimo de 3 a 6 días.

Aspectos familiares

El apoyo familiar es especialmente importante cuando hay que hospitalizar a un lactante. Posteriormente, ante otras enfermedades respiratorias de origen vírico muchos niños presentan un cuadro clínico con sibilancias que alarma mucho a la familia. Los padres deben saber que el pronóstico a largo plazo es excelente. Sin embargo, algunos investigadores sugieren que estos niños presentan un trastorno permanente de la función pulmonar, sobre todo si existe una enfermedad respiratoria o cardiovascular asociada.