Alergia a la hidra, el roble y el zumaque venenosos (alergia a Rhus): tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La dermatitis de contacto por plantas puede ser desencadenada por numerosos vegetales, pero el alergeno más frecuente es la resina urushiol del género Toxidohedron (antiguamente, Rhus), que contiene la hidra, el roble y el zumaque venenosos. Estas tres plantas causan más dermatitis de contacto alérgicas que todos los demás materiales de contacto juntos.8 La oleorresina urushiol actúa como

alergeno (y, raras veces, como irritante primario) y se localiza dentro de todas las partes de la planta.24

La presentación clínica varía según la cantidad de aler-geno y la sensibilidad del paciente. Cerca del 70 al 80 % de los norteamericanos muestran una hipersensibilidad leve o moderada al alergeno; en cada extremo (muy sensible o completamente tolerante) se sitúa del 10 al 15 %.25 La erupción es eritematosa, con pápulas, habones y a menudo vesículas. En los casos graves se pueden observar grandes vesículas o ronchas urticariales difusas. La distribución es por lo general lineal o en bandas sobre la piel expuesta, ya sea por contacto directo con la planta o por diseminación inadvertida de la resina por el propio paciente.

La anamnesis sobre la posibilidad de exposición a la planta o sobre algún tipo de actividad significativa al aire libre facilita el diagnóstico. Sin embargo, debe recordarse que la resina se adhiere a los pelos de los animales, a la ropa y a los objetos, y puede pasar después a la piel tras este contacto indirecto. Por eso, algunos enfermos no recuerdan ninguna exposición directa. La piel gruesa y callosa de las manos impide con frecuencia la erupción en las palmas, pero la resina puede ser transportada a otra región del cuerpo donde puede aparecer la erupción. El brote puede iniciarse en las 8 horas siguientes a la exposición. En otras ocasiones, la exposición inicial sensibiliza al paciente de forma que la erupción no se manifiesta hasta después de un par de semanas de exposición a la resina que haya quedado en la piel o dentro de ella.24 Esta capacidad de la resina para permanecer en la piel (incluso después del lavado) y causar una erupción tardía, ha llevado a la creencia errónea de que el líquido de las vesículas puede producir diseminación de las lesiones.

El tratamiento comienza con la eliminación del alerge-no residual mediante la limpieza profunda de la piel con agua y jabón lo antes posible después de la exposición. El alcohol de fricción (isopropanol) dispersa todavía con mayor eficacia la resina oleosa. Toda prenda de ropa que haya podido entrar en contacto con la planta también debe lavarse. Si la región afectada es pequeña y no existe una formación importante de vesículas, resulta suficiente la aplicación de esteroides tópicos (de potencia media o alta, p. ej., triamcinolona al 0,1 -0,5 %). Las vesículas pueden mejorar mediante la aplicación repetida de compresas frías con agua o con solución de Burow. Los antihistamínicos orales (p. ej., 25 mg de difenhidramina o 10-25 mg de hi-droxicina, 4 veces al día) contribuyen a aliviar el prurito. Si el brote es intenso o muy extenso, o afecta la cara y los ojos, puede ser necesario administrar esteroides por vía oral. La prednisona (0,5-1,0 mg/kg/día) se puede emplear durante varios días en dosis progresivamente menores para tratar un brote aparecido una semana o más después de la exposición, aunque se deberá utilizar durante más tiempo (10-14 días) si se trata de un brote iniciado 1-2 días después de la exposición. Esta pauta terapéutica cura las lesiones presentes e impide el desarrollo posterior de lesiones cuando se sensibiliza la piel.26

La prevención se realiza fundamentalmente evitando el contacto, si bien la Food and Drug Administration (FDA) ha autorizado el primer medicamento que previene los brotes, el bentocuato. Esta loción, de venta libre, se aplica

antes de la posible exposición y se seca sobre la piel formando una barrera protectora blanca. Los intentos de desensibilización no han tenido éxito y, por lo tanto, no son recomendables.