Abuso de marihuana: : tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

La marihuana es la droga ilegal objeto de un abuso más común. Su consumo ha aumentado recientemente entre los adolescentes, y al mismo tiempo ha disminuido la percepción de sus efectos perjudiciales.28 La marihuana se compone de una mezcla de sustancias y la más psicoactiva de ellas es el A 9-tetrahidrocannabinol (THC). El hachís, más potente que la marihuana, es una resina seca fabricada con la parte superior de las flores de cannabis. La “sinse-milla” es una forma de marihuana carente de semillas y unas dos veces más potente que el hachís. La marihuana se fuma en “cigarrillos”, “cuencos” (pipas pequeñas) o “bongos” (dispositivos enfriados con agua o con aire, lo que permite al fumador inhalar más droga con menos irritación). El humo de marihuana tiene un olor acre que se puede identificar en las prendas de vestir de los consumidores habituales.

Las personas fuman marihuana para conseguir un estado de euforia y relajación. Los consumidores se muestran menos inhibidos y ríen espontáneamente. La marihuana se puede mezclar con otras drogas, como cocaína, fenciclidi-na u otros alucinógenos, lo que causa reacciones extrañas. La marihuana es muy lipofílica y tiene una vida media de aproximadamente tres días. El trastorno de la capacidad de concentración, del juicio y de la coordinación puede durar hasta dos días después de fumar marihuana.

El consumo crónico de marihuana conduce a dependencia, con tolerancia aumentada y síntomas de abstinencia cuando se deja de fumar. Los síntomas de abstinencia comprenden irritabilidad, somnolencia, aumento del tiempo de sueño y mayor consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono (“comilonas de la marihuana”). La depresión y la ansiedad son efectos comunes del abuso crónico de marihuana. Los signos físicos más frecuentes consisten en taquicardia e irritación conjuntival (que los adictos expertos disimulan con colirios). La marihuana puede afectar al sistema inmune, un aspecto con importancia particular cuando se atiende a pacientes VIH-positivos.29

El análisis de orina es la prueba de laboratorio más eficaz para la detección selectiva cuando se sospecha abuso de marihuana. En los consumidores habituales la prueba urinaria puede ser positiva durante varias semanas. Después de un solo episodio de consumo, la determinación en orina sigue siendo positiva durante 3 o 4 días. Cuando un adolescente exhibe deterioro del rendimiento escolar o un cambio marcado de la personalidad o la conducta, se debe hacer una prueba urinaria para marihuana antes de los estudios formales psicológicos o psiquiátricos.