Abuso de drogas de diseño: tratamiento, causas, síntomas, diagnóstico y prevención

Estas drogas se obtienen mediante modificación química de sustancias bajo control estatal. Se someten a ligeros cambios para que produzcan efectos especiales sobre el humor. Muchas complicaciones de las drogas de diseño se deben a contaminantes introducidos durante la fabricación en el laboratorio. La droga de diseño mejor conocida es el “éxtasis” (3,4-metilenodioximetanfetamina o MDMA), que se consume con frecuencia en ciertas “fiestas”. La MDMA se ingiere por vía oral; causa euforia, aumento de la autoestima, mayor facilidad para la comunicación y buen humor. Los efectos adversos abarcan el cierre espas-módico de las mandíbulas, la taquicardia, la crisis de angustia, las náuseas y los vómitos, el nistagmo, la inhibición de la eyaculación y la micción imperiosa. La “bajada” después de tomar MDMA, que dura entre uno y tres días, se caracteriza por somnolencia, dolores musculares y mandibulares, depresión y dificultad para concentrarse. Conforme se ingiere más droga aumentan los efectos tóxicos y disminuyen los euforizantes.